Cuatro desconocidos acceden a la torre de los Santos Juanes de Nava

Iglesia de los Santos Juanes, en Nava del Rey, en una imagen de archivo./Fran Jiménez
Iglesia de los Santos Juanes, en Nava del Rey, en una imagen de archivo. / Fran Jiménez

El párroco, que asegura que la puerta «no estaba forzada», está realizando un pequeño inventario para comprobar si falta algún objeto

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

Ya fuera por disfrutar de las vistas del municipio desde las alturas o por hurtar algún tipo de objeto, la realidad es que la semana pasada algunos vecinos de Nava del Rey vieron, a última hora del día, a cuatro individuos saliendo de la iglesia de los Santos Juanes. Este suceso, que ha corrido como la pólvora por esta pequeña localidad, tiene en vilo al párroco del municipio, Hipólito Tabera, que aseguró que «la puerta no estaba forzada, por lo que entraron con llaves y la realidad es que me parece una falta de respeto, puesto que nadie me pidió permiso para entrar».

En estos momentos, además de seguir las pertinentes pesquisas para averiguar la identidad de las cuatro personas que visitaron la torre del templo, desde la parroquia también se está realizando un pequeño inventario para ver si falta algún objeto, ya que hace apenas unos días finalizó la obra de rehabilitación de la atalaya y está previsto que, en las próximas semanas, la denominada 'Giralda de Castilla' cuente con un proyecto turístico para que pueda visitarse. Por el momento, y según concretaron fuentes de la administración local y del Arzobispado vallisoletano, no se ha interpuesto una denuncia formal ante el cuartel de la Guardia Civil del municipio.

Al parecer, tal y como explican algunos navarreses, el ascenso furtivo a la torre de los Santos Juanes es «algo recurrente o habitual» desde hace unos años. «En ocasiones han desaparecido cosas de la torre y hace más de una década hubo algún robo y lo mismo ahora con la obra que ha sido entregada hace una semana alguien ha decidido entrar en los Santos Juanes, subir a la torre, sin el permiso del cura», explicaron fuentes municipales, que incidieron en que «algunos vecinos de Nava vieron salir a cuatro personas». «Todavía no sabemos si falta algo o no falta nada y tampoco conocemos las intenciones de las cuatro personas que subieron a la torre, si por ver las vistas o por llevarse algún objeto que hay», continuaron.

Proyecto turístico

En estos momentos, la torre, además de tener algún tipo de herramienta que aún queda de las acometidas llevadas a cabo, también cuenta con el reloj y con otros elementos ornamentales, documentos y libros de música, entre otros.

Con las obras ya finalizadas, el siguiente paso para que la torre sea visitable es poner en marcha un proyecto museístico para que los turistas, además de disfrutar de las privilegiadas vistas que ofrece la atalaya, también puedan conocer parte del patrimonio que tiene este templo. El torreón tiene dos espacios que serán habilitados, según explicó el párroco de los Santos Juanes. «En una de las habitaciones pondremos en marcha un pequeño museo, ya que tenemos muchas piezas y libros de música de valor, y en la otra queremos poner el archivo que tenemos en el templo, muy bueno y de elevado valor», apostilló Tabera. Esta colección, cuya parte de los documentos estarían en el templo y otra en el Arzobispado de Valladolid, contiene la historia escrita de Nava del Rey.

Por otra parte, las obras de rehabilitación y consolidación de la torre de los Santos Juanes supuso una inversión de más de 497.000 euros, y financiada por la Junta de Castilla y León a través de la consejería de Cultura y Turismo. Durante poco más de ocho meses, las labores consistieron en la limpieza y la eliminación de rellenos, morteros inadecuados y sillares en mal estado. Asimismo, se procedió a la restauración total de los elementos ornamentales deteriorados y de los pináculos, sillares y revocos situados en el cuarto nivel de la torre. La actuación exterior finalizó con el desmontaje interior de la escalera de la torre y la sustitución de comunicaciones verticales en los últimos niveles y la implantación de pararrayos.