Cuatro cotos vallisoletanos, entre las opciones para el Nacional de Galgos

Campeonato del año pasado celebrado en Madrigal./FRAN JIMÉNEZ
Campeonato del año pasado celebrado en Madrigal. / FRAN JIMÉNEZ

La falta de liebres por un brote de mixomatosis impide que el campeonato se celebre en Sevilla

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMEDINA DEL CAMPO (VALLADOLID)

La próxima edición del Campeonato Nacional de Galgos en Campo se celebrará en alguna localidad ubicada dentro del denominado triángulo de oro vallisoletano de esta disciplina deportiva, según confirmaron desde la Federación Española de Galgos (FEG), entidad que ha decidido descartar el coto sevillano de Écija como sede de esta prueba reina debido a la mixomatosis que las liebres padecen en alguna de las provincias del sur. Medina del Campo, Nava del Rey, Ataquines y San Pablo de la Moraleja son las opciones de los municipios vallisoletanos que podrían acoger el campeonato, aunque la federación no descarta Madrigal de las Altas Torres (Ávila) ni Cantalapiedra (Salamanca). Tanto Madrigal como Nava ya han acogido campeonatos en ediciones anteriores.

Los hoteles de Medina del Campo ya tienen reservas y alguno ha colgado el cartel de completo para el segundo fin de semana del próximo mes de enero, fecha en la que arrancará la cita con la celebración de los octavos de final con los 16 canes más rápidos del panorama nacional.

«El campeonato se celebrará en algún municipio de la provincia de Valladolid o en alguna zona próxima, ya que la plaga que sufren las liebres en varias provincias de Andalucía imposibilita que un nacional se celebre allí, ya que no nos podemos arriesgar a que llegue la fecha y no haya liebres», explican desde la Federación, que aún no ha concretado el municipio que acogerá el evento galguero, «pero será probablemente por la provincia de Valladolid y en localidades próximas a esa zona».

Triángulo de oro

Todos estos cotos, situados en el denominado triángulo de oro de esta disciplina deportiva (Medina del Campo, Arévalo y Madrigal de las Altas Torres) destacan por disponer de zonas de caza federadas y con reserva de liebres. Además, una de las principales razones por los que la Federación elegiría esta zona es la por calidad de los lebreles, ya que destacan por su dureza, rapidez y astucia. Por el momento habrá que esperar para conocer el nombre del municipio que albergará en su término municipal esta prueba, ya que el 12 de octubre se abre la veda, «por lo que el coto que no se utilice podría ser el elegido», aseguran las mismas fuentes.

El Ayuntamiento de Medina del Campo considera complicado que la villa sea la localidad que acoja el campeonato, «ya que en el coto donde se suele realizar hay viñedos plantados». Por su parte, desde el Consistorio de Nava del Rey aseguran desconocer si el municipio será el elegido, «y así fuera, sería bien recibido». Y es que la localidad que se convierta en sede de esta prueba estará bendecida en plena cuesta de enero, ya que son miles los aficionados que se desplazan de todas y cada una de las provincias del territorio para disfrutar de las diferentes carreras.

Y tal es así que la Federación Española de Galgos asegura que el impacto económico de un campeonato en el municipio que se celebra y en todo su alfoz supera los 2,5 millones de euros. Una de las localidades con mayor número de plazas hoteleras de las situadas en el triángulo de oro de la caza es Medina del Campo.

El municipio, que cuenta con 200 plazas hoteleras, se encuentra situado en un enclave estratégico ya que si la cita se celebra en algún coto de Madrigal o Cantalapiedra la distancia sería mínima, poco más de 30 kilómetros.

«Nosotros tenemos reservas ya desde el 2 de septiembre y, si finalmente se realiza en un pueblo próximo a Medina del Campo, sería una muy buena noticia porque nos soluciona el mes», explicaron desde uno de los hoteles de la villa de las ferias. Establecimientos hoteleros, albergues, casas rurales y demás infraestructuras destinadas para pernoctar, así como el sector de la restauración y del ocio también resultan beneficiados de la celebración de este tipo de cita, ya que en la última fueron alrededor de 15.000 personas las que siguieron las pruebas. «Normalmente la gente que viene al campeonato lo hace con ganas de disfrutar y el gasto es elevado, por lo que sería muy buena noticia para la zona y para todo el sector ya que se movería gente durante todo el mes».

El pasado año el Nacional se celebró en Madrigal de las Altas Torres, en el páramo denominado como Las Matillas, lugar en el que en 2012 se celebró otro campeonato nacional. Al igual que en otras ocasiones, la infraestructura estuvo compuesta por una amplia zona de aparcamiento y con una carpa (situada en el mirador Los Moriscos) donde los aficionados pudieron seguir las carreras que se desarrollaron en este corredor de 13.000 hectáreas.