Valentín Tejero volverá a salir libre en 2021 tras otra condena por abusar de un niña en Madrid

Valentín Tejero, a su salida de la prisión de Herrera de La Mancha en 2013./M. Cieza
Valentín Tejero, a su salida de la prisión de Herrera de La Mancha en 2013. / M. Cieza

«Era una bomba de relojería y volveremos a hablar de él en unos años», lamenta la asociación de víctimas Clara Campoamor

J. Sanz
J. SANZ

«Los informes penitenciarios advertían de que este tipo volvería a reincidir y todos sabíamos que aquel 27 de noviembre de 2013 salía de la cárcel una bomba de relojería», lamentaron ayer desde la asociación de víctima Clara Campoamor en alusión a la reciente condena a cuatro años de cárcel impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid a Juan Manuel Valentín Tejero, el asesino de la niña de 9 años Olga Sangrador en 1992, por realizar tocamientos a otra menor, en este caso de 10 años, en la Nochebuena de 2016, cuando pasaba la velada en la casa de un amigo (el abuelo de la víctima). El problema, según advierten desde la asociación, que en su día ejerció la acusación contra el quiosquero de La Victoria, es que «volveremos a hablar de él con toda probabilidad en unos años». En cuanto salga de prisión, otra vez, con la pena íntegra cumplida (cuatro años y un día), a lo sumo, el 9 de noviembre de 2021.

La sentencia, publicada ayer por 'El Mundo', considera probado que Juan Manuel Valentín Tejero, que por entonces vivía en el barrio madrileño de Delicias y que se hacía pasar por un profesor viudo de lengua asturiano llamado Benito, realizó diversos tocamientos a la nieta de su amigo en la madrugada ya del 25 de diciembre de 2016. Y tanto es así que los familiares de la menor presenciaron la escena e, incluso, grabaron un vídeo en el que se apreciaban los abusos sexuales. Las imágenes, el testimonio de los tíos de la niña y los informes periciales (dieron credibilidad al relato de la propia menor y ratificaron que sufrió secuelas) sirvieron al tribunal para condenar al asesino y violador multirreincidente vallisoletano, hoy de 57 años y que permanece en prisión por estos hechos desde el 8 de noviembre de 2017, dos días después de huir de su domicilio y ser detenido (el día 7) en Guipúzcoa.

Juan Manuel Valentín Tejero, en su línea de los juicios de los años noventa, negó la mayor ante el tribunal y alegó que fueron «unas cosquillas». Los magistrados consideran que fue un episodio de abusos sexuales a una menor y por eso, además de la pena de prisión con la agravante de reincidencia, le prohíben acercarse a dos kilómetros de ella durante catorce años y estará dos lustros en libertad vigilada en cuanto vuelva a salir a la calle en 2021.

Noticias relacionadas

Debió salir en 2025

La investigación policial sobre el violador descartó que hubiera más víctimas en el entorno en el que se movió Juan Manuel Valentín Tejero desde que salió de prisión. 'Benito' alquiló una habitación e, incluso, pudo mantener una relación sentimental con su casera. Después se movió en un grupo cristiano a los que siempre ocultó su identidad. En esos cuatro años de ganó la vida haciendo chapuzas de albañilería.

El asesino de Olga Sangrador fue condenado a 63 años en los noventa por el crimen de la niña de Villalón y abusos sobre seis menores. Debía estar en prisión hasta 2025. Salió libre y sin más cargo que el de conciencia, si es que la tiene, el 27 de noviembre de 2013. «El tiempo lamentablemente nos ha dado la razón», lamentan desde Clara Campoamor.