CSIF advierte que los trabajadores no volverán a «pagar» la recesión

Ejecutiva del sindicato CSIF, elegida ayer en el IX Congreso Nacional, celebrado en Valladolid. /A. Mingueza
Ejecutiva del sindicato CSIF, elegida ayer en el IX Congreso Nacional, celebrado en Valladolid. / A. Mingueza

Miguel Borra fue reelegido presidente del sindicato en su IX Congreso Nacional, celebrado ayer en la capital vallisoletana

El Norte
EL NORTEValladolid

El presidente nacional de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Miguel Borra, reclamó este jueves la formación de un gobierno «estable» en España y que, tras las elecciones generales del 10 de noviembre, se ponga a «trabajar» para afrontar una situación «complicada», al mismo tiempo que advirtió que los empleados públicos no volverán a «pagar» una nueva crisis, informa Ical.

Minutos antes de la inauguración del IX Congreso Nacional del sindicato, celebrado en Valladolid, Borra aseguró que los ciudadanos están «cansados de tener que ir a votar» porque, dijo, se trata de las cuartas elecciones en cuatro años y, en este periodo, «ha habido Ejecutivos en funciones durante un año y medio en total». En este sentido, el dirigente, que fue reelegido como presidente del CSIF, insistió en que los sueldos de los trabajadores no son una «hucha» donde el poder político pueda «coger» dinero cuando haga falta. También aprovechó el encuentro para exigir un plan que permita recuperar el 20% del poder adquisitivo perdido desde 2010 cuando, recordó, el Gobierno de entonces rebajó el salario a los funcionarios. Además, reclamó a las administraciones la aplicación de la jornada laboral de 35 horas y la recuperación de 100.000 puestos perdidos durante estos años, así como un plan para modernizarlas. Además de mostrar nuevamente su confianza a Borra, los cerca de 500 compromisarios que se acreditaron eligieron a los representantes de su Ejecutiva.

Borra fue reelegido en el cargo con el 96% de los apoyos en votación secreta, con lo que afrontará su tercer mandato tras ocho años al frente del sindicato independiente. Así, anunció que CSIF afronta el proyecto sindical «más importante de las últimas décadas en el país» y, por ello, instó al Gobierno que salga elegido de las urnas el 10-N a que aborde el III Acuerdo de Mejora de los Servicios Públicos. «España empezará 2020 con unas cuentas aprobadas en 2018 y con síntomas de otra recesión económica», lamentó. Asimismo, destacó que las prioridades de CSIF para los próximos cuatro años son la recuperación del 19% del poder adquisitivo perdido, las 35 horas, la jubilación voluntaria a los 65 años y la reforma de la Ley Sindical.

Numerosas autoridades asistieron durante toda la jornada al Congreso. Por la mañana acudieron el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, acompañado por parte del equipo socialista en la región, encabezado por el portavoz, Luis Tudanca, y el presidente de la Diputación provincial, Conrado Íscar.

Por la tarde, una vez escogida la nueva dirección del sindicato, llegó el turno de la clausura. Entre las asistencias, cabe destacar la del presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, y la del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, a quienes acompañaron un nutrido grupo de representantes del partido tanto en la provincia como en la región.

Déficit de plazas

A todos ellos les recordó que las plantillas de empleados públicos en España arrastran un déficit de 100.000 plazas, al mismo tiempo que anunció su «defensa» de las lenguas cooficiales. «Pero como mérito, no como requisito para acceder a la función pública», concluyó entre aplausos.

Por su parte, el presidente de la Confederación Europea de Sindicatos Independientes (CESI), Romain Wolff, señaló que al colectivo «le incumbe luchar a favor de los derechos sociales y laborales y ofrecer esperanza del proceso de adaptación para evitar que nadie se quede atrás». «De cara al futuro, tendremos que acercar a los ciudadanos a la Unión Europea y ésta a los trabajadores. En definitiva, que las políticas monetarias cuenten con una base social».