El corte del Guindo y la procesión de la Virgen protagonizan las fiestas de Renedo

Ambiente de la plaza durante el pregón. /S. F.
Ambiente de la plaza durante el pregón. / S. F.

Cientos de personas disfrutan estos días de las actividades programadas por el Ayuntamiento

S. FERNÁNDEZRenedo

La localidad de Renedo de Esgueva dio comienzo el pasado lunes a sus fiestas patronales, en honor a Santa Isabel, con una jornada cargada de especial significado para los vecinos del municipio. Como manda la tradición, los jóvenes guinderos proclamados este año, cuatro chicas y tres chicos (de entre 16 y 18 años) fueron los encargados de cortar la rama de guindo, adornarla, exhibirla y guardarla en la Iglesia ante cientos de vecinos que no quisieron perder la oportunidad de inaugurar sus fiestas.

A las cinco de la tarde, una gran mojada para paliar las altas temperaturas dio paso al gran acto de la jornada, el pregón inaugural, esta vez a cargo del periodista Javier Peréz Andrés, que fue el encargado de desear lo mejor a los vecinos de Renedo durante sus fiestas. Con ganas de continuar, la noche estuvo colmada de actuaciones musicales en forma de orquestas y discomovidas, que dieron paso a la jornada del martes, en la que se rindió culto a la patrona de las fiestas del municipio, Santa Isabel.

Pistoletazo de salida

La misa, con la participación del coro Vallesgueva y la tradicional procesión por las calles de la localidad amenizada por los ritmos de los dulzaineros Rafa y Fernando supusieron el pistoletazo de salida de las actividades programadas durante la segunda jornada festiva de Renedo.

El corte del guindo se trata de un gesto que encuentra su origen en una curiosa tradición, ya que, según los vecinos de Renedo de Esgueva, cuando la Virgen fue a visitar a su prima Santa Isabel se detuvo a descansar debajo de un guindo; mientras otros creen que el origen de esta fiesta es la Visitación, ya que la Virgen María, al oír las palabras de su Prima Santa Isabel, se ruborizó como una guinda.

Sea como fuere, en esta fiesta vallisoletana se mezcla el sentimiento religioso con el respeto por la naturaleza, y es de gran importancia para los cientos de personas que vivirán con intensidad las fiestas patronales de este año.