Los contribuyentes que cobran más de 600.000 euros pasan de 40 a 121

En cuatro años de recuperación, el colectivo que más crece en Castilla y León es el de quienes ingresan más de 150.000 euros

ÁNGEL BLANCOVALLADOLID

Como si de la granja de Orwell se tratase -todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros-, la recuperación económica es también 'más igual' para unos que para otros. Hay en Castilla y León 121 personas que declaran ingresar un salario anual de más de 600.000 euros, según la Estadística de los declarantes del IRPF correspondiente a 2017, difundida este mes por la Agencia Tributaria. Son el 0,01% del total, pero sus rentas suponen diez veces más, el 0,12% de todas las retribuciones declaradas en la comunidad autónoma. Además, esos grandes contribuyentes son 29 más de los que había un año antes, lo que supone un incremento del 31,5%, el más abultado de todos los tramos. Desde el inicio de la recuperación, la cifra de declarantes en este segmento se ha triplicado, al pasar de los 40 que había en 2013 a 54 en 2014; 70 un año después; 92 en 2016; y 121 en el año del actual balance.

Un simple vistazo a los tramos de rendimientos que fija Hacienda permite extraer algunas conclusiones generales: en 2017, con respecto al año anterior, disminuyó el número de contribuyentes que ingresan menos de 6.000 euros (unas diez mil personas) mientras aumentan todos los demás. Los incrementos van desde leves (222 personas más en el tramo de 6.000 a 12.000 euros) hasta significativos (casi diez mil declarantes más en el bloque de 12.000 a 21.000 euros).

También salta a la vista que los colectivos de contribuyentes que más crecimiento registran en la comparación relativa son, de menos a más: los que declaran ingresos de entre 60.000 y 150.000 euros, grupo que aumenta el 3,7%, es decir 915 personas, hasta totalizar 25.359; quienes se sitúan entre 150.000 y 601.000 euros, que se incrementan el 10,5%, o en 164 personas, hasta sumar 1.722; y los más acaudalados de la lista, los ciudadanos con unos rendimientos dinerarios por encima de los 601.000 euros, que crecen el 31,5% hasta los 121 individuos.

Los integrantes de este selecto club, que pueden estar de enhorabuena por el aumento de miembros, corren por el contrario el riesgo de deprimirse si se comparan con la media nacional. La retribución dineraria media declarada en el segmento de contribuyentes cuyas rendimientos totales superan los 601.000 euros es de 634.533 euros en el conjunto de España, frente a los 230.796 euros de Castilla y León. Los sueldazos de estos lares no tienen demasiado que ver con los que se pagan en otros lugares.

Planes de pensiones

La bonanza primero, la crisis después y la recuperación ahora no han provocado diferencias abruptas en la cifra de contribuyentes con retribuciones en dinero. Curiosamente, los 1.108.286 que contabiliza la Agencia Tributaria en el ejercicio de 2017 son un número muy parecido a los 1.108.893 que hubo en el año 2008.

En medio de ambas fechas se encuentran los 1.114.130 que se registraron en 2011, máximo histórico; y los 1.087.908 de 2014, mínimo de la serie. Entre ambas cantidades, techo y suelo, hay poco más de 26.000 personas de distancia, apenas dos puntos porcentuales.

El salario medio recogido en las declaraciones de IRPF también alcanzó en 2017 un nuevo récord, ya que esos 21.342 euros son 350 más que los 20.992 euros del ejercicio de 2016 que constituían el anterior máximo. En el conjunto de España, el salario medio declarado pasó de 21.735 a 23.170 euros (1.828 más que en la comunidad autónoma), con lo que superó por primera vez la barrera de los 23.000 euros.

Otro de los datos que aporta la estadística del fisco es el referido a las aportaciones a planes de pensiones. Fueron 191.765 los contribuyentes de la región que las realizaron, es decir el 16,4% del total, a una media de 1.781 euros por barba. La media de todo el país fue de 17 euros más por cada partícipe que realizó aportación.

Además, la información de la Agencia Tributaria permite conocer que de las 400.970 declaraciones presentadas en Castilla y León con hijos (con una media de 1,55 hijos, frente a los 1,61 del total de España), 28.359 se aplicaron deducciones por familia numerosa (tasa del 7,07%, por una media nacional de 8,84%).