Continuan los cortes de agua en varios bloques de la Calle del Estadio de Valladolid

Calle del Estadio de Valladolid /Henar Sastre
Calle del Estadio de Valladolid / Henar Sastre

Los vecinos de los bloques impares de la céntrica calle vallisoletana llevan ya tres días sin acceso a agua corriente

ALFREDO SÁNCHEZVALLADOLID

Los vecinos de los bloques impares de la calle del Estadio de Valladolid, que se sitúa a escasos metros del Paseo Zorrilla a la altura de la Plaza de Toros y perpendicular a ella, llevan ya tres días sin acceso a agua corriente debido a la rotura de la tubería de entrada de agua en la comunidad.

Desde el pasado viernes, día 19 de julio, aproximadamente desde la 5:30 horas de la madrugada, se han producido interrupciones en el suministro de agua, que solo han afectado, en principio, a los últimos pisos (séptimos y octavos) de los bloques de edificios impares (1,3,5,7,9 y 11) de la calle. Los inquilinos, sin embargo, niegan que haya sido así, declarando algunos de ellos, que viven en primeros o terceros, que «tampoco han tenido agua».

La avería, que según la empresa de servicios de limpieza, Lymant, es «grave» y ha tenido «consecuencias generalizadas», se debe a un desperfecto producido en el grupo de presión y que provocó la inundación del cuarto de calderas. A pesar de que el tubo se soldó el mismo viernes a las 4:00 horas de la tarde, el fallo eléctrico provocó que los grupos de presión dañados no tuviesen la potencia suficiente para suministrar agua a los últimos pisos, afectando a «una docena de vecinos», según el administrador.

La administración de la comunidad declaró que se produjo un suministro parcial; algo que niegan los inquilinos, señalando que los cortes en el suministro podrían haber afectado hasta a 150 personas; «llevamos ya tres días sin agua y no es de recibo estar así». En tanto, la empresa Lymant, se encargó de achicar la inundación del cuarto de calderas, mientras que la administración ha asegurado, que se encuentran a la espera de las piezas necesarias para restablecer el suministro, que supuestamente llegarían el lunes y sin las cuales los operarios no pueden hacer nada.

Por ello prevén que la avería sea solucionada este mismo lunes y piden «disculpas por las molestias que se haya podido ocasionar a los vecinos», mientras que estos lamentan la «desagradable situación».