Un conductor para detrás de una patrulla que intervenía en otro positivo y cuadruplica la tasa de alcohol en Valladolid

Una patrulla de la Policía Local, durante una intervención en Valladolid./El Norte
Una patrulla de la Policía Local, durante una intervención en Valladolid. / El Norte

El agente le preguntó si le pasaba algo y al observar sus síntomas le sometió a la prueba, aunque se quedó dormido en la espera y le despertaron para soplar

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los agentes de la Policía Local se toparon en la madrugada del lunes, festividad de San Pedro Regalado, con una atípica escena cuando intervenían en un accidente sin heridos registrado a las 4:50 horas en la calle Bolivia de Arturo Eyries. Allí dio positivo por alcoholemia uno de los conductores implicados en la colisión lateral entre dos vehículos. Y en esa intervención estaban, con una patrulla y la furgoneta de Atestados (la que lleva el etilómetro evidencial), cuando se acercó otro coche y se paró justo detrás de la furgoneta de Atestados «sin que nadie le requieriera para ello».

El conductor no se movía y un agente se acercó al coche para preguntarle si quería algo. Fue entonces cuando observó que presentaba «síntomas evidentes de haber bebido alcohol». Así que le pidió que esperara para someterle a la pertinente prueba con el etilómetro. Y ahí llegó el segundo momento, si cabe, más sorprendente aún. El conductor se quedó dormido en la espera y tuvo que ser despertado por los policías para soplar. Casi cuadruplicó la tasa legal de alcoholemia al arrojar un resultado de 0,95 miligramos por litro de aire espirado (el límite legal son 0,25).

El primer conductor, que sufrió un accidente en la calle Bolivia, también cuadruplicó la tasa

El otro conductor, el que se vio implicado en la colisión, también cuadruplicó la tasa legal con un resultado de 1,04 miligramos por litro de aire espirado, según han confirmado este martes fuentes de la Policía Local.

Los dos conductores implicados en la singular intervención de la calle Bolivia fueron denunciados por un delito contra la seguridad vial.

Los agentes cazaron durante el puente de San Pedro Regalado a nueve conductores que dieron positivo por alcoholemia y un décimo que dio positivo en drogas. Dos conductores más se negaron a realizar la prueba.