Condenan a un exdirectivo de Bankia a 3,5 años por estafar en la reforma de una promoción de Fuensaldaña

Escaleras de los chalés de la urbanización Ciudad de la Juventud de Fuensaldaña./Fernando Blanco
Escaleras de los chalés de la urbanización Ciudad de la Juventud de Fuensaldaña. / Fernando Blanco

El llamado 'banco malo' le acusó de crear una promotora para quedarse con las obras, y la Audiencia le impone 1,1 millones de euros de indemnización a la Sareb

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a tres años y seis meses de cárcel a Carlos Esteban Casado López, como autor de un delito de estafa, al aprovecharse de la mercantil Promontoria Plataforma (hoy Haya Real Estate) con la finalidad de gestionar los activos inmobiliarios de Bankia en una promoción de viviendas situada en el término de Fuensaldaña, entre cuyos objetivos estaba la reforma de 232 escaleras interiores de chalés.

Además, se condena por dicho delito a la sociedad Desarrollos Inmobiliarios de Construcción y Restauración (DICR) S. L. a la multa de 3.189.417de euros y a su disolución como sociedad mercantil.

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), creada por el Gobierno de Rajoy en 2012, salió perjudicada por esta operación y tras despedir al antiguo directivo de Caja Segovia decidió presentad una querella por estafa.

El acusado, según la sentencia, era propietario del 99% de las participaciones de esta mercantil (DICR), «que había constituido a propósito poco tiempo antes y que carecía de actividad» en el sector de la construcción. Pese a ello, fue la adjudicataria que recibió la reforma de las 232 escaleras que formaban parte de la cooperativa Ciudad de la Juventud, situada en Fuensaldaña.

El exempleado de Caja Segovia, de 38 años y que estuvo trabajando para esta entidad hasta el 2013, año en el que luego pasó a control de Bankia, había asumido la gestión de la cartera del crédito que financiaba esta construcción, y fue a partir del 2013 cuando directamente se hizo cargo de la 'operación fraudulenta'.

Promoción de la Ciudad de la Juventud, en Fuensaldaña, donde se realizó la reforma de las escaleras.
Promoción de la Ciudad de la Juventud, en Fuensaldaña, donde se realizó la reforma de las escaleras. / F. BLANCO

Caja Segovia había concedido años antes 36,8 millones de euros a la cooperativa vallisoletana para construir 232 chalés pareados a un precio de unos 148.000 euros.

Las deficiencias en la huella de pisada de las escaleras, detectadas por el arquitecto municipal de ese municipio, dieron lugar a que se paralizase la entrega de las viviendas, y a la consiguiente reforma de los pisos. Las mismas fueron entregadas a la cooperativa en julio de 2011, pero no pudieron ser ocupadas por falta de la licencia.

Concurso de acreedores

Según la Fiscalía, que solicitó para el exdirectivo cuatro años de cárcel en el juicio celebrado en octubre pasado, Bankia decidió bloquear el préstamo por importe de 1.163.639 euros hasta que se realizase la reforma.

Dicho importe formaba parte del préstamo que se concedió a la cooperativa, hasta que se presentó el concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Valladolid. Para desbloquear esa cantidad, los cooperativistas y el administrador concursal negociaron cómo destinar el 1,1 millón a las obras.

El acusado conocía internamente todo este trámite por lo que, según los jueces, maquinó para que se presentasen tres presupuestos para la ejecución de las escaleras, aprovechando su posición como apoderado de Promontoria y dentro de Bankia hasta el 11 de octubre de 2013. Por ello, manipuló el proceso de selección de la empresa adjudicataria de las obras de remodelación, creando Desarrollos Inmobiliarios.

A tal efecto, y guiado por un ánimo ilícito, logró que se adjudicase por la cooperativa a la mercantil Desarrollos Inmobiliarios, y ésta a su vez la subcontrató a Constructores Reunidos de Valladolid (CRV), frente a las otras dos empresas que optaban.

Según la sentencia, la oferta que ganó frente a las otras 'dos de relleno' era «muy superior al valor real de la ejecución de las obras y de los gastos de ejecución facultativa», de tal modo que no superaba el saldo disponible del millón cien mil para realizar la remodelación.

De este modo, el importe de Desarrollos Inmobiliarios coincidía «casi al céntimo con el saldo del préstamo concedido al promotor».

Ello causó un perjuicio a la Sareb de 563.631 euros que repercutieron en su propio beneficio, por lo que también ejerció la acusación particular contra el exdirectivo. La subcontratación para ejecutar las obras con la constructora CRV se realizó por 680.000 euros.

El Tribunal Provincial, que considera probado que Carlos Esteban urdió esta trama para beneficiarse de parte del crédito y efectuó «engaños al administrador concursal», impone conjunta y solidariamente tanto al exdirectivo como a la sociedad Desarrollos Inmobiliarios que indemnicen a la Sareb con 1.063.139 euros. Subsidiariamente responderá del importe Haya Real Estate.

La condena para DICR implica además una multa de 3.189.417 euros de multa. El exdirectivo, según el fallo, posee una vivienda cuyo valor catastral es de 49.236 euros.