Condenado a 17 años el militar de Aldeamayor que asesinó a una mujer en Fuerteventura

Fotografía de la página web del periódico canario TeideActualidad./
Fotografía de la página web del periódico canario TeideActualidad.

El fallo, que confirma el veredicto del jurado, recoge que estranguló a la víctima en su casa y luego la robó el móvil y una tablet en 2016

El Norte
EL NORTEValladolid

La Audiencia Provincial de Las Palmas condenó ayer a 17 años y tres meses de cárcel por los delitos de asesinato y hurto al militar vallisoletano Félix D. C., de 30 años y natural de Aldeamayor de San Martín, cometidos el 23 de octubre de 2016, cuando el joven mató en Fuerteventura a una mujer de 32 años con la que mantuvo relaciones sexuales a cambio de dinero y se quedó luego con algunas de sus pertenencias.

Un jurado declaró probado el 25 de abril en su veredicto que Félix D. C. estranguló con el cable de la ducha a su víctima, una joven de origen argentino. Tras acabar con su vida, el asesino cortó los cables del router de internet y de la línea telefónica de la vivienda de la joven (donde ocurrieron los hechos) y, después de revisar las diferentes dependencias, se marchó llevándose consigo las sábanas, el teléfono móvil y el 'ipad' de la fallecida.

Durante el juicio, el militar vallisoletano reconoció que había matado a la joven, pero alegó que todo fue fruto de un accidente durante un supuesto juego sexual en la bañera, versión que los integrantes del tribunal popular no creyeron.

Más información

Versión «inverosimil»

El magistrado que dicta la sentencia, Pedro Herrera, reconoce que la decisión que tuvo que tomar el jurado sobre cómo ocurrieron realmente los hechos «no es fácil», porque «no se cuenta con prueba directa», sino únicamente con indicios. Pero también subraya que los indicios valorados por los miembros del tribunal popular sirven para descartar la versión del procesado, por «inverosímil», y para «determinar de manera concluyente la causa violenta de la muerte». Cita, entre otros, el informe de la autopsia y, sobre todo, los detalles sobre cómo estaba el cadáver, las prendas que aún llevaba puestas la víctimas, el estado de las cortinas de la bañera o los enseres del baño.

«Lo expuesto respecto a tal zona choca con la posibilidad de un desfallecimiento fruto de un arriesgado juego erótico y posterior caída en el interior de la bañera. Y, además, extraña mucho que, de haber sido de tal forma, el acusado se ocupase a continuación de reparar el previsible e importante desorden acaecido en el baño», razona el fallo de la Audiencia de Las Palmas.

Para el tribunal, la muerte de la joven argentina «no fue accidental» sino «consecuencia de un actuar doloso, querido y dirigido a causarla, aprovechando que la víctima se encontraba desvalida», añade el fallo que condena al vallisoletano de 30 años por un delito de asesinato con alevosía y otro delito leve de hurto, además de obligarle a indemnizar a la familia de la fallecida con 100.000 euros.

Los hechos se remontan al 23 de octubre de 2016, cuando la joven fue hallada muerta en su domicilio de Puerto del Rosario, en Fuerteventura. Su cuerpo estaba en la bañera con el cordón de la ducha en el cuello. La detención del joven vallisoletano, que estaba destinado en el Regimiento militar Soria 9, se produjo tres meses después. Ya entonces alegó que se trató de un «juego erótico». El jurado no le creyó y acaba de ser condenado por asesinato.