Competencia insta a Ludolaguna a abrir el evento a la participación de todas las tiendas del sector

Evento de Ludolaguna en una edición anterior. /J. N.
Evento de Ludolaguna en una edición anterior. / J. N.

La asociación El Anillo Único, que organiza el certamen, impidió durante dos años que un establecimiento local vendiera en el recinto

Jesús Nieto
JESÚS NIETOLaguna de Duero (Valladolid)

El Tribunal de Defensa de la Competencia de Castilla y León ha dictado una resolución en la que insta a la asociación El Anillo Único a que abra la posibilidad de participación en el evento de Ludolaguna a todas las tiendas del sector que quieran participar con un expositor, siempre y cuando cumplan con los requisitos objetivos que se estipulen y que deberán ser publicados en la página web tanto de la asociación como del propio evento Ludolaguna.

Desde la asociación apuntan que están de acuerdo con la resolución y que para las próximas ediciones podrán participar aquellos establecimientos que lo soliciten y cumplan con las condiciones, si finalmente tanto el Ayuntamiento como la asociación deciden permitir la instalación de expositores de venta dentro del recinto de juegos. Ludolaguna es un evento que se celebra cada año, que reúne a miles de personas en torno a los juegos de mesa durante un fin de semana ininterrumpido.

El origen del conflicto surgió en 2016, cuando la tienda El Bosque de Goodys denunció a El Anillo Único porque en la organización de Ludolaguna, que se celebró entre el 18 y 20 de noviembre de ese año, en colaboración con la Concejalía de Juventud, permitió a dos tiendas de Valladolid vender en el recinto, al tiempo que le negaba esa posibilidad al Bosque de Goodys.

Concretamente la regente de este establecimiento, Justa González, denunció que la asociación permitiese solo a esas tiendas la venta de sus productos en el evento con el argumento de que «como ellos eran los que lo organizaban, ellos decidían quién participaba y quién no» siguiendo un criterio de «amiguismo, sin imparcialidad o transparencia y libertad de comercio». González abunda en su denuncia señalando que la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Laguna de Duero, avisados de que se podía estar llevando a cabo una posible irregularidad, «no la impidió» e insistió en que se trataba de un evento de dinamización y no de venta. Sin embargo, la resolución del Tribunal de Defensa de la Competencia reconoce que el Consistorio permitió la venta de juegos de mesa cuando el evento al que presta apoyo se calificó y publicitó como «exposición y juegos». Justa González muestra su decepción porque «el Ayuntamiento se inhibiera diciendo que es colaborador y no organizador y que el fin del evento no es la venta sino la dinamización, pero sin embargo sí permite que otras dos tiendas de fuera del pueblo pueden vender. La respuesta de la concejala de Juventud, Estela Crespo, es que las tiendas que participaban lo hacían por la cesión de juegos para el sorteo que se celebraba en la clausura del evento y que el fin de Ludolaguna es la diversión a través del juego y nunca la venta».