Colectivos sociales y educativos de Pajarillos se unen para cambiar la imagen del barrio

El director del CEIP Cristóbal Colón, Alberto Rodríguez, une su mano con las de Yolanda Matía y Charo Gutiérrez, de Red Pajarillos. /Alberto Mingueza
El director del CEIP Cristóbal Colón, Alberto Rodríguez, une su mano con las de Yolanda Matía y Charo Gutiérrez, de Red Pajarillos. / Alberto Mingueza

Ponen en marcha un proyecto para mejorar la convivencia y convertir la zona en un espacio sostenible a través de actividades educativas, culturales y artísticas

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

Unos pasos, apenas un puñado de metros, separan el despacho de Alberto Rodríguez, director del colegio Cristóbal Colón (en la calle Cigüeña), del lavado de cara que el Ayuntamiento acomete en las viviendas de la barriada 29 de octubre. «Parecen otras ¿verdad?», se pregunta pensativo. Las mira de arriba a abajo, observa las fachadas que alumbran una renovación urbanística en el epicentro de Pajarillos y apostilla: «Pero no es suficiente». No lo es ni para él ni para la comunidad educativa del barrio que día a día lucha por conseguir que sus alumnos, que representan la gran diversidad étnica y cultural que conviven en esta zona, acudan cada día a clase y logren matricularse después en la Educación Secundaria. No lo es porque los colectivos educativos y sociales del barrio quieren un impulso que logre cambiar la imagen que otras áreas de la ciudad tienen de Pajarillos, que consiga mejorar la convivencia entre la diversidad cultural, que logre ser foco de atracción de visitantes e incluso turistas y que mejore la calidad de vida de sus vecinos.

La propuesta para lograrlo está sobre la mesa. Ha salido del cajón de Alberto Rodríguez y Javier Alonso, del IES Galileo (este último con experiencia en una iniciativa similar en Granada). Lideran un proyecto para transformar el barrio a través de la Educación y la Cultura, pero siempre de la mano de Red Pajarillos, donde están aglutinadas las asociaciones vecinales, de mayores, Ceas, Fundación Secretariado Gitano, Juan Soñador y entidades educativas, entre otras. Una unión que por primera vez comunicará las aulas con el exterior y que, además, las hará interactuar. «Nosotros ponemos todos los métodos en lograr la educación, la convivencia, la integración dentro del colegio, pero ahí fuera se pierde nuestro trabajo. Así que vamos a por todas con el barrio, para que nos ayuden a educar a nuestros chavales y que después ellos nos eduquen a nosotros», avanza Alberto Rodríguez.

En Lavapiés o la Malvarrosa de Valencia encuentran los antecedentes en los que ejemplifican cómo se sustentará el proyecto; por un lado, la organización de la diversidad, y por otro, la conversión de Pajarillos en un barrio sostenible. Así que tanto Red Pajarillos como los centros educativos se han puesto ya a trabajar en una serie de propuestas que se materializarán en breve. ¿Cómo se puede ayudar a mejorar la convivencia? La semana cultural del barrio, en mayo, organizará un certamen escolar de arte efímero, donde los alumnos de colegios e institutos tendrán áreas asignadas para decorar, ayudados por artistas conocidos de Valladolid. En las aulas prepararán la ornamentación (pajaritas, farolillos, libros...) y en la calle lo colocarán con la interacción de los vecinos de la zona. «Vamos a obligar a los padres a que ayuden a poner bonito el barrio y que rechacen así posibles prácticas que lo ensucien o degraden». Estos días, además, se trabajará la concienciación ambiental y la posibilidad de diseñar zonas con murales.

Justo unos días después, y como novedad (el próximo año coincidirán las actividades en el tiempo) se celebrará una semana sobre África, que tendrá como epicentro la Cúpula del Milenio. ¿Por qué África? «Porque en el barrio conviven ciudadanos de muchos países de este continente y debemos aprovechar todo lo que nos brinda», señala Alberto Rodríguez. Aquí se programará un concierto con un artista destacado (han contactado con Concha Buika aunque aun no hay nada cerrado) y varias iniciativas músico-sociales que pretenden «llevar a Pajarillos hasta la Cúpula en un acto de integración». Además, de forma paralela, se organizarán en el barrio unas jornadas etnogastronómicas (con la participación de los alumnos del IES Diego de Praves y la hostelería) y se realizarán actividades culturales como la proyección de cine africano en distintos espacios del barrio. «Queremos aprovechar la diversidad y potenciarla, porque con la lucha del movimiento vecinal se han conseguido muchas cosas. Ahora se pretende cambiar la imagen de que éramos un barrio marginal y mejorar la calidad de vida», justifica Charo Gutiérrez, de Red Pajarillos.

Y hay más. Porque el ambicioso proyecto en el que trabajan busca a su vez la creación de la Casa de África en Valladolid y persigue un Pacto por Pajarillos por parte de todas las instituciones (Junta de Castilla y León, Ayuntamiento y Universidad, entre otras). De momento, tanto el alcalde, Óscar Puente, como su equipo, así como responsables de distintas consejerías, ya conocen el proyecto. A ellos les han expuesto la otra parte, la de la sostenibilidad del barrio. ¿Cómo? Mediante la creación de un corredor verde por las 65 calles con nombres de ave en el barrio, que ofrezca información de cada una de ellas mediante placas o esculturas y que desemboque en un gran parque similar al Campo Grande, con una área temática o museo de las aves en alguna de las parcelas municipales. «En las aulas trabajaríamos la educación medioambiental y después colaboraríamos en plantar especies y en todas aquellas actividades necesarias para impulsarlo».

Pero todo, eso sí, depende de la financiación. Pública y privada. Y aunque ya son varias las entidades e instituciones que han mostrado su intención de apoyar el proyecto, todos los recursos son necesarios para completarlo en su integridad: «Un festival de músicas étnicas, otro de teatro...hay tantas actividades que pueden cambiar este barrio...», barajan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos