Las ciclocalles de Medina o cómo liarse con tanta raya blanca en el asfalto

Un ciclista comparte carril con los coches ante una señalización confusa./F. J.
Un ciclista comparte carril con los coches ante una señalización confusa. / F. J.

Polémica en la villa por la confusión que genera entre los vecinos las nuevas marcas destinadas a las bicicletas

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

La implantación de ciclocalles en Medina del Campo se ha convertido en un tema de controversia social después de que la pasada semana la empresa contratada por el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Movilidad Urbana y Medio Ambiente, comenzara a pintar en el asfalto las primeras marcas. En total se han pintado alrededor de cuatro o cinco calles, según la responsable de este área, Carmen Alonso, y aunque se trata de pocos metros, la polémica y la confusión ya han surgido entre los vecinos al ver tantas líneas pintadas a ambos lados de la calzada. Y se preguntan cómo deben circular ahora por estas calles y dudan a la hora de acceder a su propio garaje.

Las calles Zamora y Duque de Ahumada han sido las primeras en lucir las nuevas líneas discontinuas que han despertado el recelo y las mofas entre los conductores, ya que las vías de doble sentido se han convertido, a juicio de muchos medinenses, en «pistas de aterrizaje y despegue de aeropuertos».

Ante esta polémica social, el Consistorio quiere dejar claro que todavía no están diseñadas la totalidad las ciclocalles, ya que falta pintar el límite de velocidad –30 kilómetros por hora– y la bicicleta correspondiente. «Entendemos que, en un principio, pueda parecer un poco lioso, pero el objetivo de poner en marcha estas ciclocalles es ir fomentando el uso de la bicicleta como medio de transporte», aseguró Alonso, quien dejó en el aire continuar con la puesta en marcha del resto de carriles bici ante la polémica. «El objetivo es ir cumpliendo el Plan de Movilidad Urbana y que, poco a poco, las calles que habíamos diseñado como ciclocalles se conviertan en una realidad, ya que nuestro objetivo es el de fomentar otros medios de transporte».

A la espera de que la administración local tome una decisión sobre la continuidad este trimestre de los 30 kilómetros que se pueden recorrer en bici, el mal tiempo ha impedido que los límites de velocidad y las bicis silueteadas lleguen al callejero medinense.

El pasado mes de enero, Alonso anunció que este primer trimestre arrancaría la primera fase de ciclocalles con una inversión cercana a los 24.000 euros. «Lo anunciamos y mandamos una comunicación a la Junta de Castilla y León que en respuesta del 1 de febrero nos felicitó por ir en consonancia con la realidad de otros países europeos y de otras ciudades nacionales», aseguró, al tiempo que detalló que «a pesar de que en un principio pensamos en poner en rojo las marcas horizontales decidimos que era mejor en blanco».

El enfado de la alcaldesa

Enfadada. Muy enfadada. Este era el estado en el que dijo sentirse ayer la alcaldesa de Medina del Campo, Teresa López, ante las críticas al «proyecto piloto» para poner en marcha alrededor de 30 kilómetros de ciclocalles en el callejero medinense. López, que hizo referencia a las críticas que el equipo de gobierno ha recibido a través de las redes sociales, aseguró que «Medina del Campo tiene que ser una ciudad moderna. En toda Europa, en multitud de ciudades hay ciclocalles y tanto en Valladolid como en Segovia también existen y no ha pasado nada, solo pasa en Medina, donde cuatro iluminados, a través de las redes sociales, dicen que la villa no puede avanzar ni tener ciclocalles. No estamos en la época de la letra de cambio. Medina es una ciudad moderna y tiene que adaptarse».

Por el momento, la empresa que está pintando las ciclocalles retomarán las labores esta misma semana. Según Teresa López las calles se ajustan al código de circulación. «No tienen preferencia las bicis en las calles. No hay que ser tremendista. Los carriles se pintarán en negro para que se puedan distinguir mejor».

La idea del mes de enero era que los símbolos de la bici en Medina del Campo creen una red que unirá la almendra exterior con los diversos carriles bici, de tal forma que las dos ruedas podrán desplazarse de manera segura por un total de 30 kilómetros. Las 32 ciclocalles, además de conectar las principales vías del centro, también se extenderán hasta los accesos de los polígonos, ensanches, colegios y otros edificios municipales. Las vías que se incluirán en esta primera fase serán la Avenida Lope de Venga, Claudio Moyano, Infantes de Aragón, avenida de la Estación, Valladolid, Travesía de Colón, Piedad, Federico Hernández Rogado, Adajuela, Obispo Barriento, San Miguel, Mondragón, Santa Teresa de Jesús, plazas Marqués de la Ensenada y Don Federico Velasco, Juan de Álamos, San Martín, Ramón y Cajal, Álvar Fáñez, ronda Apóstol Santiago, Morejón, Doña Leonor, José Zorrilla, Zamora, Nueva del Amparo, avenida Portugal, Malena, Costado del Hospital, Abad García Rincón, Torre de Fragüel, Carreras y Ciudad Real.

«Llevamos tiempo trabajando en este plan ya que en febrero del pasado año nos reunimos con diversos colectivos vinculados al mundo de la bicicleta para dar pasos en firme en este Plan y para conocer de primera mano las necesidades y todas las cosas que teníamos que cambiar», aseguró Alonso, firme defensora de las dos ruedas al entender que este sistema de transporte es uno de los más eficaces y más respetuosos con el medio ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos