Cerca de 3.000 participantes «muestran su compromiso» en la IV Marcha por la Diabetes

Participantes en la marcha por el centro de la capital vallisoletana./Henar Sastre
Participantes en la marcha por el centro de la capital vallisoletana. / Henar Sastre

La caminata comenzó tras una cuenta atrás de treinta segundos y al grito de «yo también investigo»

PATRICIA ORTEGA

El cielo encapotado amenazaba con romper y arruinar el día que tantos vallisoletanos llevaban esperando. La mayoría de ellos ya traían su dorsal de casa –pues la habían comprado con anterioridad– y otros lo hicieron en la misma Acera de Recoletos antes de que comenzase la IV Marcha por la Diabetes en honor al 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes.

Lo que estaba claro es que no se iban a rendir ante la adversidad, al igual que todas las personas que luchan a diario contra la diabetes, puesto que «la enfermedad no es nuestro límite». Así lo afirmó Jorge San Román, campeón mundial de la Spartan Race, asmático y diabético; además de ser el cuarto en pasar por la línea de meta en la carrera de ayer. El primer puesto fue para Luis Alberto Serrada, el segundo para Jesús Javier Pastor y el último para José Mauso. Y, es que, el evento contó con cuatro modalidades: carrera (seis kilómetros), carrera en patines, caminata (tres kilómetros) y caminata infantil. La tercera comenzó con una cuenta atrás de treinta segundos y al grito de «yo también investigo».

Entre los miles de participantes, destacó un grupo de jóvenes, animados y felices, que realizaron la caminata ante la amenaza de la lluvia. Ana Rosa Bueno, presidenta de la Asociación de Scouts de España en Castilla y León, sufre de diabetes desde los 11 años y afirma que «la carrera es una forma de concienciar a la población de que la enfermedad existe y no solo en señores mayores. Te cambia la vida, tienes libertad pero siempre debes controlar lo que haces y cómo está tu cuerpo». En esto coincide Raúl Dueñas, compañero scout y diabético desde hace tres años, pero además agradece la masiva participación porque gracias a la donación por cada dorsal, «la investigación avanza y nos facilita la vida. Ya no tenemos que apuntar todo en un cuaderno, ahora lo registran las máquinas. Además, gracias a internet podemos ponernos en contacto con nuestro médicodesde casa, lo que permite que las consultas sean más rápidas».

Por su parte, Sonia Gaztambide, presidenta de la Fundación Española de Diabetes, agradeció al Ayuntamiento la facilidad que les proporcionaron a la hora de organizar el evento y aseguró que este acto «muestra que Valladolid es una ciudad comprometida».

Tras el acto, se pudo disfrutar de varias actividades como el concierto de 'A duras penas' y varios sorteos.

 

Fotos

Vídeos