La bebé vallisoletana Cataleya vuelve a sonreír

Los padres de Cataleya con la bebé este miércles, en el hospital. /El Norte
Los padres de Cataleya con la bebé este miércles, en el hospital. / El Norte

La niña enferma de leucemia, cuyo caso generó una avalancha de solidaridad, evoluciona favorablemente tras un trasplante de médula

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTEValladolid

Por su rostro dulce, angelical, asoman desde hace unos días sus dos dientes superiores. No son nuevos, hace ya unos meses que brotaron en sus encías, pero llevaban días, semanas, escondidos tras su gesto serio. Cataleya no sonreía. Estaba apagada. Triste. Sumida en una batalla contra la leucemia que le diagnosticaron cuando apenas había cumplido seis meses. Medio año de lucha, de quimioterapia, de ilusión con un posible donante y de decepción cuando lo perdieron. De desesperación en la búsqueda de una médula compatible y de esperanza cuando Adrián García, su padre, arrojó un 50% de compatibilidad con la bebé y aportó luz en la oscuridad con la que esta niña vallisoletana afrontaba su futuro.

Más noticias

El 19 de septiembre Cataleya cumplió su primer año. Pero fue una semana después, el día 26, cuando la bebé vallisoletana volvió a nacer. Esa tarde, su padre, Adrián, le aportó en el madrileño hospital de La Paz las células necesarias para lanzar un órdago a la vida. Y, tras los primeros días de incertidumbre, de angustiosa espera, de dedos cruzados para que no rechazara el trasplante, las buenas noticias comenzaron a llegar: «Está respondiendo muy bien al trasplante, evoluciona fenomenal», comentaba este jueves el padre de la pequeña, esperanzado con las noticias, porque «la cosa pinta bien», pero cauteloso con el proceso. «A día de hoy está resultando bien, pero aquí cada día es un mundo y vamos poco a poco».

Desde que la familia de Cataleya lanzara un SOS para encontrar un donante compatible con la pequeña la solidaridad llegó en forma de avalancha. En solo un día, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León recibió 329 inscripciones de donantes de médula que rezaban por ser compatibles con la pequeña vallisoletana. A partir de ese momento, representantes de distintos ámbitos de la sociedad, como atletas, jugadores de rugby y balonmano y periodistas de televisiones de ámbito nacional se han volcado con la familia de la pequeña.

Cataleya permanece ingresada en el madrileño hospital de La Paz. / El Norte

Muchas además han sido las campañas solidarias que profesionales de diferentes sectores han puesto en marcha para solidarizarse con Cataleya y enviar un mensaje de ánimo hacia sus padres. «No podemos agradecer lo suficiente todas las muestras de apoyo que hemos recibido y que seguimos recibiendo; desde los medios de comunicación a los numerosos nuevos donantes, a la familia, amigos y, por supuesto a los hospitales, con un trato por parte de médicos, enfermeras y demás personal siempre excelente».

Aunque hace varias semanas que convive en la sexta planta del Hospital La Paz, Cataleya ha abandonado ya el aislamiento y puede recorrer con mascarilla esta unidad de Oncología. Juega, busca con la mirada la complicidad de sus padres. Y, lo más importante, sonríe. La familia confía en que pronto puedan salir del hospital para recobrar la vida que aparcaron hace medio año. Porque estas situaciones, al final, «te cambian la vida desde muchos puntos de vista, pero sobretodo te das cuenta de que lo único importante es disfrutar y no dar vueltas a cosas sin importancia», reflexiona Adrián. Y añade: «De ser feliz, solo eso».

 

Fotos

Vídeos