Casado se «compromete» en Valladolid a aumentar la oferta de empleo y reforzar la administración

Pablo Casado, durante la clausura. / A. Mingueza

El presidente nacional del Partido Popular ha clausurado el IX Congreso Nacional del sindicato independiente de funcionarios

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Los asistentes aguardaban expectantes en una de las salas de la Feria de Muestras. Ocho minutos después de la hora prevista, en torno a las siete menos veinte, el presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, flanqueado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y el presidente de CSIF, Miguel Borra, entró en uno de los auditorios para clausurar el IX Congreso Nacional del sindicato independiente de funcionarios.

Las primeras palabras de su intervención fueron dirigidas a Borra, en particular, y al cerca de medio millar de compromisarios que abarrotaron la Feria. «Es un orgullo estar en el congreso de la principal organización de funcionarios de España», espetó. «Cumplís una función esencial sobre la que pivota la estabilidad del país», continuó.

Asimismo, Casado asumió su «compromiso» de reforzar la administración del Estado «con más medio materiales» y a incrementar la oferta pública de empleo en áreas como «seguridad, investigación, sanidad y educación». «Hay mucha tarea por delante. Hicisteis un gran esfuerzo con la crisis, pero hay que seguir avanzando en ámbitos como la conciliación», argumentó.

En este sentido, el líder de los populares destacó la «labor» de los funcionarios de Cataluña porque, dijo, «en ocasiones realizan su trabajo en situaciones complejas». «Se han convertido en los baluartes del Estado frente a los quieren romper la Constitución y la unidad de España», subrayó.

También anticipó que su intención es dotar a la Alta Inspección de los «medios necesarios para evitar las presiones» sobre el personal sanitario, especialmente a raíz del «escrache» lingüístico que sufrieron hace unos días en un ambulatorio de Barcelona.

Entre las responsabilidades adquiridas, afirmó que defienden «equiparar» los salarios los agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil con los de los cuerpos autonómicos.