Carnero exige infraestructuras y una justa financiación para el futuro de la provincia

Centenares de alcaldes participan en la celebración del Día de la Provincia de Valladolid./Henar Sastre
Centenares de alcaldes participan en la celebración del Día de la Provincia de Valladolid. / Henar Sastre

El presidente de la Diputación elogia en el Día de la Provincia la labor de los alcaldes desde 1978

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTEValladolid

Puede que fuera el último discurso que Jesús Julio Carnero pronunciara ante el grueso delos 234 alcaldes y alcaldesas de la provincia como presidente de la Diputación. O puede que no. Porque a seis meses de las elecciones municipales, ni confirma ni desmiente su continuidad al frente de la institución provincial. No hay guiños ni pistas. Ni siquiera este sábado los lanzó en la conmemoración del Día de la Provincia. Tan solo un «hasta siempre» con el que cerró su intervención dejó abierta una puerta a la interpretación. Así que la incertidumbre planeó sobre el Teatro Zorrilla en el tradicional acto en el que alcaldes, ediles, diputados y senadores, entre otros cargos políticos, se reunen para entronizar el medio rural.

Con una sonora ovación de recuerdo hacia Tomás Rodríguez Bolaños, exregidor de Valladolid que falleció hace una semana, arrancó un acto institucional en el que Jesús Julio Carnero -en su último discurso al menos del mandato-, alzó la voz en un tono reivindicativo con las infraestructuras viarias y ferroviarias que la provincia y la ciudad «necesitan». Porque, más allá de que este déficit las «aleja de la modernidad», también, dijo, lo hace de la justicia. «Y nuestro futuro pasa por ahí».

Entre la «convivencia y el reconocimiento» que reinan en el Día de la Provincia -aderezado este año con la música flamenca de Raúl Olivar y los monólogos de Leo Harlem-, Carnero tuvo así tiempo de entretenerse con algunas de las viejas reivindicaciones que año tras año ha sacado a colación en pro del medio rural vallisoletano. De esa financiación «justa, suficiente y estable» que precisan los ayuntamientos y las diputaciones, y también, según incidió, de la «necesaria» participación de la Administración Estatal y Autonómica en la financiación de los Planes Provinciales.

Fueron casi veinte minutos de una intervención respaldada por un abarrotado Teatro Zorrilla. Un discurso que, más allá del tono reivindicativo que empleó al final, estuvo marcado por una efeméride; la de los cuarenta años que el próximo 3 de abril cumplirán las primeras elecciones locales democráticas, que le sirvió a Carnero para dirigir sus palabras hacia los alcaldes, secretarios, concejales y funcionarios que «juntos» han desarrollado durante cuarenta años su labor para lograr «grandes avances». «Y así lo vamos a seguir haciendo», advirtió, «con transparencia y participación, dando respuesta con eficacia y rapidez a las necesidades de nuestros ciudadanos», añadió.

Visiblemente emocionado cuando elogió la labor de los secretarios en sus recuerdos de la infancia, el presidente de la Diputación se encargó de entregar al colectivo, en la persona de la presidenta del Colegio Oficial de Secretarios, Interventores y Tesoreros, Cristina García, el reconocimiento que este año se ha querido brindar a estos funcionarios «por su contribución a la consolidación de la vida democrática y la modernización de nuestros pueblos, así como por el apoyo y asesoramiento permanente que nos brindan en el día a día de nuestros ayuntamientos, desde la vocación de servicio y la independencia».

Se entretuvo Jesús Julio Carnero después en reconocer la actividad sin horarios y expuesta a las críticas de los alcaldes y alcaldesas, la misma que, a su vez, dijo, «reporta muchas satisfacciones» en forma de ayuda a los problemas cotidianos. Y aprovechó para repasar los principales proyectos desarrollados para hacer de los pueblos «un lugar de oportunidades» y plantar cara en la lucha contra el paro y la paulatina pérdida de población. Políticas sobre las que el presidente autonómico del Partido Popular, Alfonso Fernández Mañueco, había incidido previamente para poner freno a la despoblación y afrontar los futuros retos de Castilla y León. «Esas nuevas medidas deben garantizar los servicios públicos en el territorio», dijo durante su participación en el Día de la Provincia.

Balance del mandato

Giró así su intervención sobre la labor de la política municipal y la efeméride del próximo 3 de abril. Cuarenta años de elecciones democráticas locales y el mismo periodo, cuatro décadas, de una Constitución de 1978 a la que apeló para «seguir luchando por ese espíritu de concordia, basado en la libertad, la igualdad, la justicia, el pluralismo político y la aceptación de la diversidad a través del Estado Autonómico». Cargó Carnero en ese momento contra los nacionalismos y quienes prefieren «la discordia a la concordia» y aprovechó para, con un tono rotundo en su voz, reivindicar «la libertad de expresión y reconocer la labor «fundamental» que realizan los medios de comunicación social, tal y como recoge la Carta Magna.

Tuvo, antes de terminar, palabras de agradecimiento hacia los grupos políticos en la oposición por su «disposición y colaboración en beneficio de los vecinos de la provincia» y quiso repasar las principales políticas desarrolladas en este mandato -habló así del Plan Impulso con medidas para generar empleo entre las mujeres rurales y los jóvenes o de la creación de la marca de alimentos de Valladolid-. Y terminó, tras un poema de Claudio Rodríguez, con un agradecimiento hacia alcaldes y concejales por hacerle sentir «cómo entre mis pasos me subía el amor de la tierra, de nuestra Valladolid». Y sonó a despedida. O no.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos