El camionero acusado de matar a un ciclista y herir a otro en Valladolid declara que no los vio

Declaración del camionero esta mañana en el juicio./R. J.
Declaración del camionero esta mañana en el juicio. / R. J.

Agentes de la Guardia Civil han asegurado que las marcas en la calzada demuestran que «invadió claramente» el arcén y colisionó con ambos ciclistas

El Norte
EL NORTEValladolid

Un camionero acusado de atropellar y matar de forma imprudente a un ciclista y herir a otro en un accidente ocurrido en Valladolid en 2016, por lo que el fiscal solicita una pena total de tres años de prisión, ha declarado este martes en el juicio que en ningún momento vio a los ciclistas.

De este modo, el acusado, de origen portugués, ha asegurado ante el Juzgado de lo Penal 3 de Valladolid que él es inocente del delito de homicidio imprudente por distracción grave que le imputa el Ministerio Fiscal, ya que no cometió «distracción alguna» puesto que no invadió el arcén por donde transitaban los ciclistas aquel mediodía de febrero de 2016.

Después de que el inicio de este proceso se haya pospuesto en dos ocasiones, la vista oral ha arrancado esta mañana con la declaración del acusado, a la que se han sumado la de varios peritos, testigos del accidente y familiares de la víctima. En su declaración inicial, el camionero ha proclamado en varias ocasiones su inocencia y ha insistido en que en ningún momento se percató de la presencia de estos dos ciclistas en el arcén.

Ha reiterado que él se encontraba en «plenas facultades» pues, según el tacógrafo acoplado a su vehículo, había «descansado las horas reglamentarias», además de que en el momento del siniestro «no tenía ninguna distracción», pues «no tenía el teléfono a mano ni tan si quiera un cigarro».

Más información

Sin embargo, durante su declaración, los agentes de la guardia civil de Tráfico que realizaron las pruebas periciales sobre el siniestro han asegurado que las marcas en la calzada demuestran que el caminero «invadió claramente» el arcén y colisionó con ambos ciclistas, lo que ambos agentes han achacado a una «grave distracción al volante».

Según los informes de los forenses, este golpe del camión a los dos ciclistas, catalogado en el juicio como «impacto de alta energía», habría desplazado a alta velocidad a las víctimas, a uno de ellos, al fallecido, contra el guardarraíl, que le causó una disección medular en una herida de 36 centímetros de longitud.

Los testigos

Como han narrado diversos testigos, el accidente se produjo pasadas las 14:30 horas del 25 de febrero de 2016, cuando el transportista luso circulaba por el carril derecho de la circunvalación exterior -conocida como La Ronda- de la autovía vallisoletana VA-30.

En ese momento también circulaban por el arcén de dicha vía los dos ciclistas, cuando fueron arrollados sin que existiera ningún condicionante del clima, como un fuerte viento, como ha relatado uno de los testigos del suceso, un joven que se percató cuando viajaba de copiloto en el vehículo de su madre que el camión siniestrado «iba haciendo eses».

Momentos antes de iniciarse la sesión, un grupo de manifestantes se ha concentrado a las puertas del juzgado, ataviados con ropa de ciclismo, para reclamar justicia y concienciar de la importancia de respetar la distancia de seguridad al adelantar a los ciclistas en la carreta.

Al término de esta sesión, el otro de los afectados en el accidente y que sobrevivió a él, ha reconocido a los medios que «después de tanto sufrimiento, que haya llegado el juicio es una liberación». Ha aprovechado para recordar a todos los conductores que «encima de la bici va una persona, por lo que es importante ponerse en su situación en la vía».

El juicio se reanudará mañana a las 9:10 horas con la última prueba pericial y la elevación a definitivas o modificación de las conclusiones de las partes, que van desde la petición de libre absolución solicitada por parte de la defensa a penas de tres años solicitadas por el Ministerio Fiscal y cuatro años por parte de las acusaciones particulares