La caída de multas de tráfico rebaja casi el 10% los ingresos y los sitúa en 5,1 millones de euros

Radar del Paseo de Zorrilla. /G. VILLAMIL
Radar del Paseo de Zorrilla. / G. VILLAMIL

Los recursos de los conductores contra las sanciones impuestas en la ciudad se reducen el 19% en un año

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

La reducción en el número de sanciones de tráfico en Valladolid el pasado año, que cayeron de las 87.590 de 2017 a las 86.887 (el más bajo en diez ejercicios), se ha traducido también en una rebaja significativa de la recaudación municipal por este concepto, muy superior al porcentaje de decremento de las multas, que ha sido del 0,8% (1,89% si se descuentan las que finalmente no se tramitaron por diferentes razones).

Los datos aportados por el departamento de Disciplina Vial de la Concejalía de Seguridad y Movilidad reflejan una caída del 9,60% en los ingresos al pasar de los 5.668.388 euros que entraron en las arcas municipales hace dos ejercicios a los 5.123.849 con los que se cerró el año 2018, lo que suponen 14.037 euros diarios de aportación al erario público de los que no respetaron las normas de circulación.

Llama la atención también la reducción del número de conductores reacios a abonar las multas , ya que los ingresos en periodo ejecutivo, aquellos que conllevan recargo en el importe, han caído el 24,20% (de 2,38 millones a 1,80).

La mejora en la calibración de los radares y la aplicación de los márgenes de error establecidos en las mediciones de los cinemómetros, que en Valladolid supone la aplicación, como mínimo, del 7% sobre el límite permitido complican que los recursos presentados por los infractores prosperen. Cada vez es más difícil coger en un renuncio a la Administración en esta materia.

Esta medida ha conllevado, además, una reducción adicional del importe de las sanciones impuestas por exceso de velocidad, según explican los técnicos del departamento.

La tendencia que se aprecia desde hace tiempo es una caída en el número de alegaciones. Entre 2017 y el pasado año, los recursos contra las multas presentados en la capital pasaron de 16.805 a 13.602, lo que supone un descenso superior al 19%. Entre los aspectos que están detrás de este comportamiento más cumplidor también destaca la rebaja del 50% en el importe por el pago en plazo de la multa.

Esto, asociado a que las fotografías que captan a los que incumplen los límites de velocidad o las normas de aparcamiento desde los multacares son muy poco discutibles por su calidad y precisión, llevan a optar por el abono. No hay que olvidar tampoco que los vallisoletanos se saben de memoria la ubicación de los postes de control.

Pero es que incluso las sanciones impuestas por los radares móviles, que se apostan en cualquier lugar de la ciudad sin previo aviso han caído –de 3.575 a 2.999–, un dato que constata que, en general, el comportamiento al volante en el término municipal es cada año más respetuoso.

También la recaudación de las sanciones por infringir la Ordenanza sobre Protección del Medio Urbano, que regula los comportamientos vandálicos o incívicos, ha registrado un importante descenso asociado a una reducción del 5,72% en las denuncias tramitadas.

En 2018 se ingresaron 83.916 euros frente a los 96.283 de 2017 (-12,84%). En este caso se ha notado, además, que el descuento por pronto pago se ha modificado del 20% al 50%, que se aplica tras la cambio de esta norma municipal.

 

Fotos

Vídeos