Valladolid permanece un día más en situación preventiva por contaminación, que podría empeorar por la subida de temperaturas

Tráfico en el centro de Valladolid. /J. S.
Tráfico en el centro de Valladolid. / J. S.

El consistorio suprimió la restricción de velocidad en el centro, aunque los niveles de ozono se mantienen altos

EL NORTE

El Ayuntamiento de Valladolid ha rebajado el nivel de alerta por la alta contaminación por ozono (del nivel 2 al 1) y ha suprimido la restricción de tráfico puesta en marcha ayer que limitaba a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima en el casco histórico de la ciudad.

A pesar de que la situación ha mejorado considerablemente como consecuencia de la fuerte tromba de agua registrada ayer y que dejó 14,2 litros por metro cuadrado, desde el Servicio de Medio Ambiente se informa que se mantiene la situación 1, preventiva, ya que los niveles, a pesar de haber descendido siguen siendo elevados. De hecho, el consistorio ha informado de que se ha superado en las estaciones de medida de la RCCAVA el valor de 100 µg/m3 como valor máximo de las medias móviles octohorarias por duodécimo día consecutivo: del 2 al 13 de julio. Sin embargo, no se ha superado el valor de 120 µg/m3, como valor máximo de las medias móviles octohorarias. Además, avisa de que «la situación se podrá repetir a lo largo de los próximos días de forma asociada a la evolución de las temperaturas».

De hecho, Valladolid vivirá un aumento de temperaturas esta semana tras la bajada de este fin de semana debido a las tormentas. Así, el lunes la máxima será de 32 grados mientras que el martes y miércoles se podría llegar a los 35. Las mínimas se mantendrán entre 15 y 17 grados.