El Ayuntamiento de Valladolid exige el despido del gerente de Nevasa por irregularidades en el contrato de coronas y flores

Cementerio de Las Contiendas. /H. SASTRE
Cementerio de Las Contiendas. / H. SASTRE

Una de las empresas licitadoras recurre el proceso porque el directivo mantuvo conversaciones teléfónicas con ellos sobre las ofertas antes de la adjudicación

El Norte
EL NORTEValladolid

El Ayuntamiento de Valladolid ha reclamado a Ferrovial, con el 49% de la propiedad de la empresa mixta de cementerios de Valladolid Nevasa -el otro 51% es municipal-, que despida al gerente de la misma, José Luis Burgos, tras haber trascendido que mantuvo conversaciones teléfónicas con los responsables de una de las mercantiles que optaba a hacerse con el contrato de las flores para los camposantos públicos (Jardinería Ruano) antes de adjudicarse el mismo. La concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, ha aclarado que las competencias de contratación y de personal en Nevasa dependen del socio privado y defiende que su departamento ha actuado con determinación al anular el concurso, una decisión que podría conllevar responsabilidad patrimonial para la Administración Local. Fue la empresa antes citada la que presentó un recurso por estos hechos al sospechar que se le pretendía sonsacar información en pleno proceso de licitación.

El Consistorio ha acordado suspender el procedimiento. El contrato se había adjudicado a Mary Floristas por 632.284,95 euros para un periodo máximo de cinco años. «Hemos actuado con determinación y a través de un decreto anulamos la licitación, desde la Alcaldía hemos hablado con la empresa Ferrovial sobre este hecho grave y consideramos que la sanción debe ser el despido del gerente», subraya la edil. En sus resoluciones, la Concejalía de Medio Ambiente sostiene que en las grabaciones aportadas por Jardinería Ruano en su recurso se aprecia un «interés especial» por parte del gerente de Nevasa en conocer los términos exactos de la propuesta, que iban a ser determinantes a la hora de adjudicar el contrato. A juicio de este departamento municipal, se ha vulnerado el principio de secreto de las proposiciones, que puede afectar también al de igualdad y no discriminación, lo que obliga a declarar la nulidad de todo el proceso de adjudicación.

El Ayuntamiento ha informado esta tarde de que el recurrente aseguraba que la gerencia de Nevasa habría vulnerado ese principio al haber mantenido cinco conversaciones telefónicas con él, que fueron, además, grabadas. En dos de ellas, realizadas con anterioridad a la apertura de los sobres que contenían las ofertas presentadas, se desvelaba en una, por parte del gerente, la identidad de uno de los licitadores al otro y en la otra, a requerimiento de José Luis Burgos, el recurrente le proporciona datos de la oferta que él mismo había presentado.

El PP aprecia vinculaciones con el PSOE

El PP en el Ayuntamiento de Valladolid desvelaba a primera hora de este lunes sus dudas sobre esta licitación. Los populares sostienen que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, se ha visto obligado a anularlo porque se adjudicó «a una empresa vinculada a un compañero de la candidatura del PSOE». Detalla en una nota de prensa que la empresa que se iba a quedar con él, Mary Floristas, es «propiedad de la hermana de un miembro de la lista electoral y personal de confianza del alcalde, primero como jefe de su Gabinete y en la actualidad como personal eventual del Grupo Municipal Socialista».

El equipo de gobierno municipal mostró su «disconformidad y rechazo a las declaraciones realizadas por parte del Partido Popular que vinculan a la empresa que había resultado adjudicataria del contrato con un miembro del PSOE, que nada ha tenido que ver con este procedimiento»

Según asegura el Ayuntamiento, la empresa Mary Floristas lleva más de veinte años demostrando su solvencia y prestando servicios como adjudicataria de este tipo de contratos.

El concejal del PP, Jesús Enríquez, explicó que este lunes terminó el plazo de presentación de ofertas de la nueva licitación, que se ha tenido que convocar para poder comprar y garantizar el suministro de las flores que necesita la sociedad en su actividad tras la anulación de la anterior adjudicación.