El Ayuntamiento de Valladolid ofrecerá ayudas para quienes alquilen pisos por un precio asequible

Anuncio de un piso en alquiler en una calle del entorno de la plaza Circular. /J.G
Anuncio de un piso en alquiler en una calle del entorno de la plaza Circular. / J.G

Rebajará el 50% del importe del IBI y fiscalizará el cumplimiento del contrato

El Norte
EL NORTEValladolid

La Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda, VIVA, dependiente de la Concejalía de Urbanismo, ha puesto en marcha un programa denominado ALVA (Alquiler Valladolid) de captación y movilización de vivienda vacía en la capital, para incorporarla al mercado del alquiler. Su objetivo es facilitar que un buen número de pisos sin uso de titularidad privada se incorporen al mercado del alquiler a un precio asequible para el inquilino y con garantías para el propietario, con la intermediación de VIVA. Para ello, establecerá un sistema de garantías e incentivos para el dueño a cambio de fijar unos precios máximos de los alquileres.

En Valladolid se calcula que hay del orden de 17.000 viviendas vacías, una cantidad excesiva , muy por encima del 'stock técnico' necesario para un funcionamiento fluido del mercado (que se calcula entre el 3% y el 5%; es decir: entre 4 y 7.500 viviendas), lo cual supone un grave desajuste, tanto desde el punto de vista económico como, sobre todo, social, pues da lugar a un uso ineficiente del espacio y servicios urbanos, se desaprovechan recursos, se incumple la función social de la propiedad y no se contribuye a atender a las necesidades de vivienda, según destaca el Ayuntamiento.

El programa garantiza el cobro puntual de la renta y la devolución de la vivienda a la finalización del contrato en buen estado. Además ofrece ciertos beneficios económicos al propietario, como el del seguro multirriesgo del hogar a cuenta de VIVA; la compensación del 50% del IBI; el certificado de eficiencia energética (CEE), tramitado y costeado por VIVA; o la financiación sin intereses y hasta 5.000 euros de los gastos necesarios para adecuar la vivienda.

Garantías de seguimiento

Y se le ofrece también la realización, por parte de VIVA, de una serie de gestiones como la búsqueda de inquilino. Además, la elaboración, firma y seguimiento del contrato de arrendamiento; la tramitación de la fianza; o la transferencia mensual al propietario del importe de la renta por el piso.

Para optar a estos beneficios se tendrán que cumplir una serie de requisitos. Por de pronto, la vivienda a alquilar ha de estar ubicada en el término de Valladolid. Tiene que haber estado vacía en los últimos seis meses y contar con otros requerimientos, como estar dada de alta en los suministros de agua, luz y gas, si lo tuviera.

La cocina debe contar con el equipamiento básico; han de estar anulados todos los empadronamientos que pudiera haber en esa vivienda; contar con seguro de la comunidad; estar al corriente en el pago de la cuota de comunidad y obligaciones tributarias municipales y obtener el informe del cumplimiento de los requisitos elaborado por técnicos de VIVA.

Las principales condiciones son que se firme un contrato de cesión de la vivienda a VIVA por un plazo mínimo de 3 años. Y que el precio máximo del alquiler no sea superior a 5 euros el metro cuadrado, sin superar en ningún caso los 450 euros al mes. Previamente se realizarán las obras de acondicionamiento de la vivienda necesarias para su puesta en alquiler. Y si dentro de los tres primeros meses no se alquila la vivienda, se podrá proceder a la devolución de la misma.

Finalmente, VIVA abonará mensualmente al propietario la renta desde el momento de la formalización del contrato de arrendamiento con el inquilino, incluidos los periodos en que permanezca vacía.

Para el inquilino los beneficios son igualmente significativos. En primer lugar, le permitirá obtener una vivienda digna a un alquiler que no supere el 30% de sus ingresos. VIVA abonará el 25% del precio del alquiler pactado. Se asesorará al inquilino en la firma del contrato de arrendamiento y se le informará de las posibles líneas de ayuda que se puedan convocar por las distintas administraciones públicas.

Empadronados en la ciudad

El inquilino deberá estar empadronado en Valladolid en el momento de la firma del contrato. No habrá de tener vivienda en propiedad y deberá estar inscrito en la lista de demandantes de alquiler de vivienda protegida en el municipio de Valladolid. Se condiciona a que tenga unos ingresos mínimos y máximos de entre 750 y 1500 euros al mes. Deberá estar al corriente de pago con sus obligaciones tributarias con las distintas administraciones públicas y se comprometerá, también, a aportar datos relativos a la situación personal y familiar.

Adquirirá el compromiso de destinar la vivienda alquilada a domicilio habitual y permanente durante la vigencia del contrato. También tendrá que ocupar la vivienda en el plazo de un mes desde la firma del contrato y entregar a VIVA la cantidad correspondiente de fianza. Estará obligado a abonar a VIVA, igualmente, el 75% de la renta pactada dentro de los siete primeros días de cada mes, mediante domiciliación bancaria.

El inquilino tendrá que costear los gastos por servicios y suministros del piso arrendado. Los técnicos realizarán visitas periódicas para comprobar uso y mantenimiento. La vivienda, al finalizar el contrato, se devolverá en el mismo estado de conservación, salvo el desgaste normal generado por el uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos