El Ayuntamiento de Medina deberá pagar 8.000 euros por un 'mail' que le compromete

Festival Fasse Rueda de Medina del Campo 2017. /R. Jiménez
Festival Fasse Rueda de Medina del Campo 2017. / R. Jiménez

El juez le condena a abonar la factura a un grupo musical, al haber asumido el pago un concejal tras la insolvencia de la productora

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

El Ayuntamiento de Medina de Campo tendrá que pagar más de 8.000 euros a la empresa Proud Events S.L. por la actuación que el grupo de rumba catalana y 'ska' La Pegatina realizó el 21 de julio de 2017, en el marco del Festival Fasse Rueda.

Una sentencia, dictada por el Juzgado Contencioso Administrativo Número 1 de Valladolid, entiende que la Administración local obtuvo un «enriquecimiento injusto» al demorar el pago de dicha factura, cuyo importe no debería haber sido imputado a las arcas municipales si no fuera por la existencia de un correo electrónico en el que el concejal delegado del Área de Cultura, Luis Manuel Pascual, se comprometía al abono del caché del grupo que no fue cabeza de cartel durante la segunda jornada del evento musical.

Según queda reflejado en el fallo judicial, los hechos se produjeron el 21 de julio de hace dos años, cuando la empresa encargada de organizar el Fasse, Lirica Producción S.L., comunicó al concejal que La Pegatina no actuaría esa misma noche ya que no tenían dinero para pagar su caché (se declararon insolventes). Ante esta situación, y según recoge el documento judicial, Pascual, reunido con la empresa de representación de La Pegatina, es decir Proud Events S.L., solicitó al grupo que hiciera el esfuerzo y saliera al escenario al entender que si eso no ocurría «podría haber altercados o alteraciones de orden público».

Pero además de solicitarlo de manera verbal, el coordinador del Área de Cultura del Ayuntamiento medinense también lo hizo a través de un correo electrónico que envió al administrador único de Proud Eventes S.L., el 21 de julio de 2017, a la una y siete minutos de la tarde. En dicho correo, Pascual se comprometió al pago íntegro de los 8.000 euros al grupo musical, cuando el compromiso y la contratación era entre el grupo y la empresa organizadora del festival. Asimismo el texto del correo, recogido de manera textual en la sentencia, dice que el pago de la factura estaría ya en trámite y que se abonaría en los próximos días en la cuenta bancaria facilitada.

En este sentido hay que recordar que el acuerdo entre la empresa organizadora del festival y el Ayuntamiento se centraba única y exclusivamente en la cesión gratuita, temporal, eventual y puntual del Estadio Municipal de Fútbol y Atletismo para que se desarrollaran los conciertos programados dentro del evento.

Esta argumentación, la de no existir un contrato entre la Administración local y la empresa que representaba a La Pegatina, es la que alegó el representante legal del Ayuntamiento. Sin embargo, el Juzgado no aceptó esta propuesta y apuntó, a mayores, que el pasado 2 de agosto, a través de una resolución de Alcaldía, se acordó no atender la obligación del pago de los 8.000 euros.

Enriquecimiento

La sentencia entiende que, a pesar de no existir un contrato formal, el Ayuntamiento se enriqueció, ya que el municipio se benefició de los efectos económicos que producen este tipo de eventos lúdicos y culturales (afluencia masiva de gente durante todo el fin de semana en Medina del Campo), aunque también detalla que el Consistorio evitó, con la celebración de la actuación de La Pegatina, los posibles altercados de orden público que se hubieran producido con la cancelación del concierto. Asimismo, la sentencia deja claro que mientras que Proud Events S.L. se empobreció en la medida que no pudo percibir su caché o precio estipulado o acordado con el grupo musical, al no haber cobrado estos la actuación.

El fallo judicial destaca la «peculiaridad» de que la promesa del abono de los honorarios que justificó la actuación de La Pegatina fuera realizada por un concejal del Ayuntamiento que, según dice la sentencia, «ahora niega que se hubiera adquirido un compromiso de pago».

Por su parte, el Ayuntamiento se desvincula de la actuación del concejal al entender que «no existe un compromiso formal» y «tampoco se ha tramitado nada al respecto». Estas argumentaciones por parte del Consistorio, y todo el relato de lo sucedido, con la factura y el correo electrónico, son los detonantes para que el Juzgado determine el pago de los 8.000 euros del caché de La Pegatina y el pago de las costas del demandante, es decir de Proud Events S.L., limitadas por el juzgado a 300 euros.