El Ayuntamiento desaloja a la Asociación de Ayuda al Inmigrante al vencer la cesión de su sede

Trinidad Varela y Rosa Osorio, en la sede de la asociación. /R. JÍMENEZ
Trinidad Varela y Rosa Osorio, en la sede de la asociación. / R. JÍMENEZ

Los responsables de Asain muestran su malestar por la decisión y Servicios Sociales recuerda que se les ofreció otro local en Pajarillos

J. A.VALLADOLID

El Ayuntamiento acordó ayer emprender acciones legales para lograr el desalojo, pero no hará falta. La Asociación de Ayuda al Inmigrante (Asain-Valladolid), que ofrece cobertura a 400 familias de diferentes nacionalidades en el barrio de Pajarillos, abandonará en los próximos días el local que ocupan en el número 3 de la calle Pato, tras haber vencido con creces la cesión durante cinco años del espacio, que en 2012 aprobó el Consistorio de León de la Riva. La Junta les ha ofrecido un inmueble en la calle Sisón, en la zona alta de Pajarillos, adonde se mudarán en breve.

La decisión municipal no ha gustado nada a los responsables de esta entidad porque, según destacan, su deslocalización del entorno afectará a los usuarios que reciben clases, asesoramiento y apoyo, «sobre todo a las personas más mayores». La Concejalía de Servicios Sociales quiere utilizar este lugar para desarrollar su plan social en el 29 de Octubre, en pleno proceso de reforma urbanística. Su titular, la concejala Rafaela Romero, recuerda que ofrecieron una alternativa a Asain en el colegio Pío del Río Hortega, que rechazaron.

Fue en la Junta de Gobierno en la que se acordó interponer una demanda civil para lograr la reversión, cuya cesión quedó extinguida en septiembre de 2017. Desde entonces, Asain ha solicitado diferentes prórrogas –la última concedida hasta finales del pasado año– alegando que su labor de apoyo al colectivo quedaría abruptamente interrumpida. En noviembre de 2018, solicitaron una renovación de la cesión, pero el Ayuntamiento la descartó.

Trinidad Varela, responsable de Asain, criticó que «un gobierno de izquierdas, que dice apoyar a los más desfavorecidos, no tenga en cuenta la labor que desarrollan en Pajarillos», al tiempo que subrayó que el local alternativo que les ofrecieron no reunía condiciones, ya que, además de su mal estado, no era accesible para los usuarios por estar vinculado al funcionamiento del colegio. Varela se preguntó, además, si su trabajo con cerca de 400 familias no se considera un plan social para el barrio. Asain tiene intención de solicitar al Ayuntamiento el pago por los gastos de electricidad y comunidad que asumieron durante las obras en el local contiguo, que antes ocupaban ellos y que ahora ya es utilizado por personal de la concejalía.

La edil Rafaela Romero destacó que la entidad no tiene relación con el Consistorio, no pertenece al Consejo de la Inmigración y no tienen constancia de la labor que desarrolla, ya que está más vinculada a la Junta, que cuenta con espacios en la ciudad para poder cedérselos.

Romero añadió que el Ayuntamiento cuenta con servicios de atención y apoyo al colectivo, que están a disposición de quienes los necesiten.