La Audiencia revisa la condena a un chico de 15 años por abusar de otra menor en Villalón

Audiencia Provincial de Valladolid. /R. G.
Audiencia Provincial de Valladolid. / R. G.

La vista del recurso de apelación interpuesto por el condenado se celebró el viernes contra la condena dictada por el Juzgado de Menores número 1

El Norte
EL NORTEValladolid

La Audiencia Provincial será finalmente la encargada de analizar si mantiene o no la condena a un menor de Villalón de Campos que ya fue condenado por un delito de tentativa de abuso sexual sobre una amiga, también menor y vecina del pueblo –el acusado tenía 15 años y ella, 16–, ocurrido en diciembre de 2017 en la localidad.

La vista del recurso de apelación interpuesto por el condenado se celebró el viernes contra la condena dictada por el Juzgado de Menores número 1, consistente en su permanencia durante ocho fines de semana en un centro, un año de tareas socioeducativas, libertad vigilada hasta su mayoría de edad –ahora tiene 17 años– y las correspondientes medidas de prohibición de comunicarse y aproximarse a la víctima, junto con el pago a la chica, en concepto de daños morales, de 6.450 euros, según informaron a Europa Press fuentes del caso.

Las acusaciones pública y particular habían imputado un delito de abuso sexual –tocamientos– y otro de tentativa de abusos sobre la citada menor ocurridos en casa de ella, cuando el acusado tenía 15 años y la víctima, 16. Aunque el juez de menores consideró probado que hubo primero tocamientos y luego un intento de violación, acordó condenar por el segundo de los delitos –el más grave– al entender que los tocamientos eran meramente preparatorios para la consecución de la agresión sexual.

Los hechos se remontan a la madrugada del 1 al 2 de diciembre de 2017, fecha en la que el menor condenado, vecino de Villalón y por aquel entonces de 15 años, estuvo de copas con una amiga, de 16, hasta que esta última decidió marcharse a su casa. Una vez allí, la víctima le dijo a su amigo que ya podía irse, aunque este le respondió que no se iría hasta que se metiera en la cama, de forma que ambos subieron a la habitación de ella y allí, según recoge el fallo, se produjeron los abusos sexuales.