El artista vallisoletano que da vida a la materia muerta

Los trabajos del artista pueden contemplarse en una gran nave de la avenida de Gijón dadas las dimensiones de algunas de las piezas./
Los trabajos del artista pueden contemplarse en una gran nave de la avenida de Gijón dadas las dimensiones de algunas de las piezas.

Pablo Montini utiliza elementos naturales para las obras de la muestra 'Sombras de la Tierra', que expone en Zaratán

J. F.Zaratán

Ha vivido los últimos ocho años en Brasil, en la zona sur de Salvador de Bahía, donde regentaba un restaurante de comida y gastronomía típica española. Pero ese solo es su empleo. Su pasión y vocación son otras. El vallisoletano Pablo Montini Ruiz de Medinilla nació en 1973, de joven estudió mecánica y poco a poco se fue haciendo a sí mismo a base de diversos oficios, todos basados en la manufactura. «Soy muy manitas y he aprendido viendo trabajar», explica.

Es artista de la materia porque trabaja con elementos que encuentra en la naturaleza, huesos, plumas, restos de animales, semillas... Cada paseo por las playas o bosques se convertían en una búsqueda de materiales para transformar en arte, y «de ahí iban surgiendo las ideas», señala Ruiz de Medinilla, dando vida a la materia muerta, sin producir daño alguno en el ecosistema.

En sus inicios trabajó en una fábrica de piedra. Más tarde se dedicó a la industria del cine, elaborando decorados. Ha regresado por un tiempo a Valladolid con sus obras de arte para ver a su madre, «a quien hacía que no veía ocho años», relata. Ha montado una exposición en una nave –así lo requiere el volumen y tamaño de sus piezas– en Zaratán, en el acceso al cementerio de las Contiendas. La dirección exacta es avenida de Gijón 119. La exposición se denomina 'Sombras de la Tierra', y allí juega con sus obras, jugando con la luz y el sonido en la expresión musical. Es una colección de 34 piezas iluminadas con intención, fondos negros para envolver en los reflejos y las sombras al espectador, que no influyen en dar realce a las piezas de arte, auténticas protagonistas de cada colección.

El propio artista define 'Sombras de la Tierra' como una «visión surrealista de los restos de los seres vivos y elementos de la naturaleza, sus fuerzas y carencias, dando un grito de socorro a la conservación de las especies y protección de la tierra, queriendo expresar en este arte la elegancia, ligereza, movimiento y belleza de la perfección de las estructuras de los seres vivos y expresión de la vida en la materia muerta». 'Sombras de la Tierra' podrá ser visitada a partir de septiembre por el público, gracias a la Diputación de Valladolid y a varios galeristas de Madrid. Hasta entonces no hay piezas puestas en venta. Este artista sufraga sus gastos compaginando su pasión con varios oficios artesanales y encargos. Tasadores y eruditos de arte internacionales contactan directamente con Ruiz de Medinilla para visitar el montaje.

Mientras ha montado la exposición no ha cesado en presentar trabajos en Luxemburgo, con proyecciones, grabando para el MOMA de Nueva York o montando nuevos proyectos en Japón de cara a concursos internacionales. También ha escrito un libro sobre la historia de su arte, titulado 'Hipernaturismo', palabra inexistente que permite al artista ser la primera acepción que aparece en los buscadores de Internet nada más teclear la expresión ideada por Pablo Montini.

Conseguir volver a España con sus obras de arte ha supuesto dificultades. El tamaño de las mismas, los costes y los permisos y controles aduaneros no han sido sencillos.