Arden los cables de una fachada de la calle Santuario