La amenaza de cierre de los call-centers de Santalucía pone en peligro 21 empleos en Valladolid

Una oficina de la aseguradora Santalucía./EL NORTE
Una oficina de la aseguradora Santalucía. / EL NORTE

Los trabajadores denuncian un «despido masivo encubierto» de 900 personas en toda España ante lo inviable de la propuesta de traslados

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

De ser premiados por sus buenos resultados hace apenas un año a recibir una notificación de anuncio de cierre de la oficina. Así se han visto los trabajadores de la delegación vallisoletana de Accepta, el call-center del Grupo Santalucía, que al igual que la totalidad de la plantilla han recibido con estupor la noticia de que la empresa pretende cerrar 53 de las 58 delegaciones de su red nacional. La medida afectaría a cerca de 900 personas en España, de las que 21 trabajan en Valladolid y 53, en Castilla y León. La inmensa mayoría de ellas son mujeres.

Según explicaron los trabajadores vallisoletanos, la opción que plantea la empresa, el traslado de todos los empleados a los cinco centros que mantendrá abiertos (Madrid, Oviedo, Sevilla, Valencia y Hospitalet), encubre un «despido enmascarado», ya que además de ser inviable reubicar a todos en unos espacios sin capacidad, la mayoría no pueden trasladarse a 200 kilómetros de distancia.

De las 21 personas afectadas en Valladolid, 20 son mujeres, en torno a la mitad tienen contratos indefinidos y buena parte de ellas tienen más de diez años de antigüedad, desde que desempeñaban su labor en la oficina que Seguros Santalucía tenía en Claudio Moyano, ahora trasladada a Miguel Íscar. El call-center de Accepta se halla en la actualidad en el Paseo de Zorrilla y consta de tres equipos de personas que trabajan en turnos de seis horas.

Los trabajadores recuerdan que la empresa es rentable, se encuentra en beneficios y la decisión es injustificable. En la web, Santalucía «presume de gestionar la mayor operación europea en venta telefónica de seguros, con 42,3 millones de euros de facturación en 2018», según fuentes sindicales. En el caso concreto de Valladolid, la oficina de Accepta acaba de ser reconocida por el grupo asegurador por su elevado rendimiento.

Desde UGT denuncian que lo que la empresa presenta como «un plan de movilidad» es en realidad «una estrategia para despedir a cientos de empleados de manera fácil y barata», por lo que anuncian «las acciones que sean opotunas para defender a los trabajadores».