Alumnos de tres colegios de Medina estrenarán los caminos escolares seguros

Uno de los puntos de encuentro señalizados para los niños./P. G.
Uno de los puntos de encuentro señalizados para los niños. / P. G.

La experiencia, que se pone en marcha de forma experimental, arrancará el próximo mes de noviembre

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

Conseguir que los más pequeños de la casa tengan mayor autonomía personal y controlar las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de los padres que, de lunes a viernes, aparcan en las inmediaciones de los centros escolares son las premisas de las que parte la Concejalía de Medio Ambiente y movilidad del Ayuntamiento de Medina del Campo para poner en marcha, de manera experimental, el programa caminos escolares seguros, que arrancará el próximo mes de noviembre con la participación de una treintena de menores, de entre 9 y 10 años, que junto a varios monitores realizarán de manera segura varios itinerarios de unos 500 metros para llegar a sus centros educativos.

El proyecto, que cuenta con una inversión de alrededor de 5.000 euros, cantidad procedente de una subvención trienal, ya es una realidad, según ha manifestado la concejala responsable, Carmen Alonso (Gana Medina), quien explica que durante varios meses han estado trabajando de manera conjunta y coordinada con los colegios que participarán en este proyecto, con el claustro de profesores, padres y con los niños, «que han mostrado su entusiasmo con esta iniciativa que surgen como una experiencia piloto que se mantendrá de cara al próximo año».

De esta forma, los menores se reunirán en el punto de encuentro alrededor de las nueve menos cuarto de la mañana. Desde estas zonas cero, acompañados por varios monitores y del resto de compañeros, recorrerán por calles anchas (aceras amplias, sin cruces y sin peligros extremos) un camino marcado hasta llegar al centro escolar.

«Hemos diseñado varios puntos de encuentro dependiendo de las zonas en las que viven los pequeños que irán en ruta. Desde este punto se desplazarán a sus centros escolares acompañados de monitores», señala Alonso, al tiempo que subraya que las dos primeras semanas los estudiantes irán acompañados, y después el procedimiento será que los niños de manera autónoma hagan el recorrido solos».

El punto de encuentro para los estudiantes del colegio de Barrientos será el entorno de la iglesia de Santo Tomás. Para los niños del centro escolar de Las Mercedes se han establecido dos puntos de salida: uno próximo a un establecimiento de venta de pintura muy conocido, y otro, en las proximidades de la Puerta del Sol. Por su parte, los estudiantes del colegio Clefede saldrán desde la plaza San Agustín y desde la del Carmen. Todos los itinerarios están diseñados con la ayuda de la Policía Local. Las zonas de salida estarán señalizadas y, con el paso del tiempo, desde la administración local no descartan pintar pisadas pequeñas en estas zonas para que los niños identifiquen la ruta, al igual que ocurre en otras ciudades.

Los beneficios

Entre los beneficios de este proyecto, la comunidad educativa y la Dirección General de Tráfico (DGT) destacan que los estudiantes descubren el entorno y el paisaje hasta el centro a través de los sentidos y de las emociones. Los olores, sabores, texturas, colores y sonidos formaran parte del día a día de los estudiantes en estas rutas.

Además, este proyecto, según estudios recientes, favorece el fomento de la participación activa de los escolares que participan, ya que se sentirán protagonistas de su autonomía. Por último, y según detalló la concejala, «a través del acercamiento intuitivo al problema se despierta la curiosidad de los niños, quieren saber más y la creatividad los ayuda a buscar soluciones». Además, el programa se completará con talleres medioambientales.

 

Fotos

Vídeos