El alcalde de Valladolid descarta definitivamente el soterramiento del ferrocarril

Reunión del Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, esta tarde. /R. Jiménez
Reunión del Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, esta tarde. / R. Jiménez

Puente ha manifestado que Adif se encuentra en una «situación límite», con un incremento de la deuda actualizada hasta los 23.000 millones de euros

El Norte
EL NORTEValladolid

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha dado hoy por descartada la posibilidad del soterramiento del ferrocarril a su paso por la ciudad por inviable en la actualidad y ha asegurado que se avanza en la integración mediante quince pasos como se habia acordado en un convenio.

Óscar Puente, en declaraciones a los periodistas después de la reunión del Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV), ha asegurado que «se da por descartado el soterramiento» y ha pedido que se afronte la realidad.

Más noticias

A su juicio, la sociedad pública ferroviaria Adif se encuentra económicamente en una «situación límite», con un incremento de la deuda actualizada hasta los 23.000 millones de euros, por lo que ha recomendado «ser realistas».

Para el alcalde de Valladolid, lo que hay que hacer ahora es exigir el cumplimiento de los plazos para la integración en superficie del ferrocarril acordados en el convenio con la Junta de Castilla y León, Adif y Renfe, mediante la construcción de quince pasos a distinto nivel.

En esta dirección, según ha dicho, ha ido la reunión del Consejo de Administración de la SVAV, la primera desde que el nuevo Gobierno ha tomado las riendas del Ministerio de Fomento de las sociedades públias ADIF y Adif Alta Velocidad.

En esta primera reunión, ha informado el alcalde, se han aprobado las condiciones de los pliegos para sacar a concurso la redacción de los proyectos de cuatro de los pasos a distintos nivel para la integración del ferrocarril en superficie.

Entre estos pasos se encuentra el correspondiente al nudo de Labradores, al que el alcalde ha considerado como «el principal cambio en la permeabilidad de la ciudad en los últimos 50 años.».

Dentro de esta operación entra el traslado de los talleres de Renfe a unas nuevas instalaciones ya construidas, pero que está pendiente de unos trámites administrativos.

Suárez-Quiñones y Puente durante la reunión.
Suárez-Quiñones y Puente durante la reunión. / R. Jiménez

El alcalde ha confiado en que el traslado a los nuevos talleres dará comienzo dentro de los tres primeros meses de 2019 cuando aíun están pendientes diversos permisos.

Uno de estos permisos es el de Adif para la utilización del nuevo ramal ferroviario que acceder a los talleres y que tiene que cumplir una exigencias de seguridad equiparables a una línea de alta velocidad, incluida una trazabilidad de los elementos con los que se ha construido.

A finales de año, según el alcaldes, estarán disponibles estos documentos, pero hay que resolver algunas cuestiones vinculadas a los equipamientos, el convenio de uso y el plan de seguridad laboral.

 

Fotos

Vídeos