Alarma en Matapozuelos tras hundirse el techo del Consistorio

Estado en el que quedó la planta baja después de que parte del falso techo cediera. /El Norte
Estado en el que quedó la planta baja después de que parte del falso techo cediera. / El Norte

Parte de la escayola de la planta baja del edificio cedió de madrugada sin que hubiera que lamentar heridos, aunque sí cuantiosos daños materiales

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTEValladolid

Los vecinos de la localidad de Matapozuelos amanecieron este domingo con un «gran susto» después de que parte de las dependencias municipales del Ayuntamiento resultaran dañadas como consecuencia del desprendimiento de parte del falso techo de la planta baja, el que se ubica en la zona de atención al público y sobre las oficinas de personal, que cedió y se vino abajo para sorpresa de todos.

Las alarmas sonaron a las cinco de la madrugada del pasado domingo. Es a esa hora cuando, lejos de que la Casa Consistorial estuviera sufriendo un robo, la escayola de la planta baja, la que se ubica bajo el salón de plenos, se vino abajo para gran susto de los responsables municipales y de los propios vecinos, cuyo estruendo hizo sonar el sistema antirobo. Fue poco después, en la jornada en la que la localidad se disponía a celebrar su tradicional Fiesta del Mondongo, cuando el alcalde, Conrado Íscar, y los colaboradores de esta tradición se toparon con gran parte de la escayola y de ladrillos desprendidos por todo el suelo, con cables rotos y lámparas ladeadas.

A esa hora, y afortunadamente, nadie se encontraba en el interior del Ayuntamiento, por lo que no hubo que lamentar heridos. «Gracias a Dios ocurrió un domingo y de madrugada, porque si llega a pasar cualquier día de trabajo podríamos haber tenido un susto muy grande», señaló ayer el alcalde, Conrado Íscar.

Aquí, en el edificio actual situado en la Plaza Mayor, se ubicaron hasta hace unas décadas las antiguas escuelas de Párvulos. Fue hace quince años cuando el Ayuntamiento de Matapozuelos decidió acometer una reforma en estas instalaciones para que las dependencias municipales se ubicaran en la planta baja del edificio.

Entonces, se acometió una obra en la primera planta, con un espacio diáfano donde actualmente se encuentra el salón de plenos. «Y todo apunta a que retiraron una viga y dejaron suelto un trozo de tabique, que es el motivo por el que ahora, tantos años después, podría haber cedido el falso techo», precisó el regidor.

Suceso «puntual»

El equipo que dirige el arquitecto municipal se encargará ahora no obstante, y por seguridad, de revisar toda la estructura del Ayuntamiento de Matapozuelos para garantizar que no vuelva a ocurrir un suceso similar. «Creemos que no ha tenido nada que ver ni con factores climatológicos ni con que hagamos mucho uso de la planta de arriba, porque, al contrario, apenas usamos el salón de plenos. Es algo puntual que afortunadamente ha ocurrido de madrugada», insistía el alcalde, quien se congratulaba de que «al margen de ser muy sucio y escandoloso, no ha habido que lamentar ningún daño personal».

Tanto el alcalde como vecinos y operarios municipales se afanaron el domingo en recoger los cascotes que cayeron sobre el suelo de la planta baja, de tal forma que ayer el Ayuntamiento funcionaba con normalidad, con las dependencias municipales de esta planta abiertas ya al público y sin que tuviera que interrumpirse la actividad.

A la espera de que el perito de la compañía aseguradora pueda revisar lo ocurrido y cuantificarlo, la intención del Consistorio es tirar todo el falso techo de la planta baja y volver a cubrirlo, pero esta vez con pladur. Una obra que, según augura el alcalde, no será muy costosa, pues es «cuantificar el número de metros de esa zona y colocar pladur».

 

Fotos

Vídeos