Los agentes ponen buena nota a la unidad ciclista

Agentes que participaron en la experiencia piloto en verano de 2017. /Ricardo Otazo
Agentes que participaron en la experiencia piloto en verano de 2017. / Ricardo Otazo

La experiencia piloto del año pasado permitió actuar en zonas de difícil acceso y tuvo «buena aceptación» entre los ciudadanos

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Cuando el Ayuntamiento de Valladolid quiso saber si sería posible patrullar en bicicleta pidió voluntarios entre los agentes de Policía Municipal. 48 de ellos se ofrecieron para probar. Finalmente, se llegó a un acuerdo con la Universidad de Valladolid, que prestó siete bicicletas, seis de ellas eléctricas, y se probó durante el verano su funcionamiento. Actuaron contra grafiteros, jóvenes en posesión de sustancias estupefacientes o actos de vandalismo al acceder con más facilidad «a lugares poco accesibles para vehículos a motor y alejados para agentes a pie».

Pero en el informe que remitieron desde la Jefatura Provincial al Ayuntamiento de Valladolid se añadía una consecuencia imprevista, casi sorprendente: «La enorme aceptación por parte del ciudadano, que en muchos casos se ha transmitido de manera personal».

Y otra más. La sensibilización. «Se ha detectado un comportamiento ejemplar por parte del resto de conductores hacia los agentes en bicicleta», explican. Lo que, a la larga, redundará en una mejor actitud hacia los ciclistas en general, aunque no vayan de uniforme.

  • 10

bicicletas eléctricas va a adquirir el Ayuntamiento, equipadas adecuadamente para la acción policial, por un precio de en torno a 30.000 euros

Así que la Concejalía de Movilidad y Seguridad ha decidido apostar de forma definitiva por equipar a la Policía Municipal para que estos agentes puedan patrullar en los meses de buen tiempo y, en especial, en aquellos eventos que requieran mayor agilidad.

«No se trata de crear una unidad especial, porque entonces tendríamos que detraer efecivos de otras unidades para incorporarlos a esta. Simplemente, se dota de un recurso más que se utilizará a conveniencia», explica el edil Luis Vélez. Es decir, que al parque móvil de coches y motos se añaden las bicicletas. Cómo se decida utilizarlos será cuestión de la propia Policía Local. «Igual que cuando llueve se opta por sacar los coches y dejar las motos aparcadas, se puede hacer algo similar con las bicis».

Eso sí, la prueba piloto ha permitido a la Policía establecer una serie de recomendaciones para mejorar el servicio al máximo. En primer lugar, han comprobado sobre el terreno que en estos casos es más práctica la bicicleta eléctrica que la mecánica. Además, prefieren que sean monturas de montaña y no urbanas, especialmente porque permiten patrullar por caminos -Moreras, Contiendas, jardines de Parquesol, Campo Grande- con más comodidad.

El Ayuntamiento ya tiene el pliego de condiciones para la compra. El precio inicial, con las bicicletas eléctricas bien equipadas para la acción policial, es de 30.000 euros para adquirir diez unidades con las que empezar a funcionar.

El informe de la Policía Municipal

Aceptación
«Enorme por parte del ciudadano», señala el informe de la Policía.«Se ha detectado comportamiento ejemplar por parte del resto de conductores hacia los agentes en bicicleta».
Versatilidad
«Se ha realidado trabajo diario en parques y jardines» y en zonas de difícil acceso.
Eficaz
«En distancias c
Sostenible
«Limpio y silencioso, facilita el patrullaje por zonas de alta sensibilidad acústica, como zonas residenciales, parques y jardines».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos