El PP afronta en Valladolid el final del mandato con el 96% del programa «cumplido»

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, visitó ayer el VI Encuentro de Bolillos y Vainicas en Arroyo. /El Norte
El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, visitó ayer el VI Encuentro de Bolillos y Vainicas en Arroyo. / El Norte

La Diputación ha reducido la deuda pública el 75,8% desde 2011

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

«Aún es pronto». Por el momento, no quiere «ni oír hablar» de una posible candidatura para volver a presidir la Diputación de Valladolid. Jesús Julio Carnero (Aspariegos, Zamora, 1964) es un hombre «comprometido» con su formación, el Partido Popular. Aunque reconoce que «si me lo piden, lógicamente me presentaré», también es fiel defensor de que ningún nombre está por encima de la formación. «Aquí no importan los nombres», dice. «No hay novedades en el frente», pero sea como fuere, vuelva a no a optar a seguir capitaneando el barco de la institución provincial, puede estar «satisfecho». Y de hecho lo está. «Estamos muy contentos porque hemos ido dando respuesta a lo que es lo primordial para nosotros: los vecinos que dan vida a nuestro mundo rural», asegura.

Si bien en el anterior mandato cumplimentaron el 97,35% de las propuestas electorales, entre 2015 y 2018 «cumplimos» el 96% del programa. Y la realidad es que los datos le avalan. En tan solo siete años, desde 2011, la Diputación de Valladolid ha logrado reducir la deuda pública el 75,8%, hasta llegar a los 19,49 millones de euros a principios de 2018, la segunda más alta de Castilla y León, únicamente por detrás de Burgos (42,71 millones). En diciembre de 2011, estas «alarmantes» cifras ascendían hasta los 56,67 millones. «Hemos sufrido las consecuencias de una grave crisis económica, pero hemos trabajado muy duro para lograrlo».

Las cifras

55
municipios de la provincia tienen dos o menos parados, mientras que en diez de ellos no hay ningún desempleado.
13.144
habitantes ha perdido la provincia entre 2011 y 2017, especialmente población extranjera y como consecuencia de la crisis económica.
Turismo
Entre 2015 y 2017, se ha producido un incremento del 15% en el número de viajeros y del 16,4%en pernoctaciones.
Jóvenes y mujeres
El Plan de Empleo para la Mujer Rural (2,2 millones de inversión), en marcha desde 2016, benefició de forma directa a 1.236 mujeres. El Plan de Empleo Joven, con una inversión de 1,6 millones, benefició de manera directa a 577 jóvenes.

El empleo, «el mejor medio de integración social y una de las mejores formas de luchar contra la despoblación», también ha sido uno de los «ejes medulares» de las actuaciones provinciales. «No íbamos a dejar a nadie a su suerte» y, entre otras cosas, impulsaron y potenciaron el Plan de Empleo Joven y el Plan de Empleo para la Mujer Rural, que acapararon una inversión de 1,6 y 2,2 millones, respectivamente, en la última legislatura. «Apostamos por la formación como uno de los factores clave de competitividad e inserción laboral», afirma. Así, hasta 577 jóvenes y 1.346 mujeres en la provincia se beneficiaron de manera directa de estas iniciativas.

De hecho, a día de hoy, y según datos facilitados por el Ministerio de Hacienda, diez municipios vallisoletanos no tienen ningún desempleado. Se trata de localidades pequeñas, de no más de 173 habitantes, «pero los datos están ahí». Por su parte, 55 municipios, entre los que destacan Castroponce, Camporredondo, Bocigas o Berceruelo, entre otros, tienen dos o menos parados. «En enero de 2013 solo había seis pueblos que no tenían ningún desempleado y 31 tenían dos o menos, por lo que hemos avanzado».

Sangría poblacional

La lucha contra la despoblación continúa siendo el gran reto de la Diputación provincial. Ni el fomento del empleo ni las ayudas han sido suficientes para lograr retener a la población en el territorio vallisoletano. Entre 2011 y 2017, 13.744 personas, «especialmente extranjeros», han abandonado la provincia. Sin embargo, en ese mismo periodo, los municipios de menos de 20.000 habitantes lograron mantenerse «e incluso incrementar su población ligeramente».

La legislatura «más plural»

Cuando comenzó la presente legislatura, el PP sabía que «no iba a ser nada fácil». Por primera vez, cinco fuerzas políticas compartirían asiento en el Salón de Plenos de la institución. Precisamente esta «pluralidad» ha sido, en opinión de Carnero, la seña de identidad de este mandato. «Yo creo que es algo bueno que compartamos puntos de vista y opiniones. La presencia de estos partidos y de que nos hayamos puesto o no de acuerdo en las iniciativas es el perfecto resumen».

El diálogo ha sido «y seguirá siendo», afirma el presidente de la institución, la «principal herramienta de trabajo» del actual equipo de Gobierno. «Hemos logrado un alto grado de consenso y mantenido una actitud reivindicativa no solo con las otras fuerzas, sino también con el Gobierno y la Junta, siempre desde la lealtad institucional», incide. Así, de las 171 proposiciones y mociones presentadas hasta diciembre, aprobaron 147, 105 de ellas por unanimidad.