La canción «Del Pita Pita Del...» originó la pelea tras una boda en Valladolid

Plaza Martí y Monsó, cerca del lugar donde se produjo la pelea./El Norte
Plaza Martí y Monsó, cerca del lugar donde se produjo la pelea. / El Norte

Los acusados dicen no reconocer a sus agresores

El Norte
EL NORTEValladolid

La Fiscalía de Valladolid ha 'tumbado' el preacuerdo al que habían llegado los letrados de las seis personas implicadas en la pelea registrada en junio de 2016 en el bar 'La Tasquita', donde, presuntamente, dos de ellas se mofaron de una mujer de raza india que acababa de contraer matrimonio con un español. Esta circunstancia, según informa Europa Press, derivó en un enfrentamiento entre los primeros y parte de la comitiva nupcial.

Lo que parecía que iba a terminar en sentencia de conformidad, con una pena de un año de prisión para uno de los implicados y meras multas para el resto, tal y como se había pactado entre las partes, ha sido rechazado por la Fiscalía General del Estado, que el pasado viernes comunicó vía telefónica la imposibilidad de mantener tal pacto al entender que dos de los acusados incurrieron en un delito de odio, según se recoge en el artículo 510.2 del Código Penal.

Contenido relacionado

El cambio de planes, sin embargo, ha llevado a los seis encausados a mantener la misma línea de defensa: ninguno de los participantes de la boda (ni el novio, Sergio A. H., ni su hermano Alejandro ni el cuñado de ambos, Santiago F. B.) ha reconocido al resto como implicados en el incidente, mientras que estos últimos, Cándido R. H. y Samuel G. P. y un camarero del bar, José María G. O., han hecho lo propio.

Así, ante la 'amnesia' generalizada de los seis procesados, sus respectivos abogados han optado por retirarse como parte acusadora y se han limitado a mantener el escrito de defensa respecto de las imputaciones de la fiscal, única acusación que ha mantenido invariable la petición de pena de su escrito.

En el mismo, la acusación pública solicita nueve meses de cárcel por delito de odio para quienes supuestamente insultaron a la novia, Samuel G. P. y Cándido R. H., además de una multa de 480 euros para el primero y de 720 para el segundo por delitos de lesiones leves y maltrato, respectivamente. Para el tercer involucrado, José María G. O., la Fiscalía ha propuesto una multa de 840 euros por, presuntamente, ayudar a a estos últimos y cometer un delito de lesiones leves y dos de maltrato del mismo rango.

Con respecto a los otros implicados, los que acompañaban a la novia, su actual marido, Sergio A. H., y su hermano Alejandro están acusados de un delito de lesiones leves (les piden 480 euros de multa), mientras que el cuñado de ambos, Santiago F. B., está imputado por delito de lesiones merecedor de tres años de prisión, al entender probado que durante la pelea propinó a un rival, Samuel G. P., un cabezazo en la cara que le fracturó un diente.

Durante el juicio, la totalidad de los acusados ha reconocido que el día de hechos se encontraban en el Bar 'La Tasquita', en la calle Martí y Monsó de la capital vallisoletana; unos porque acababan de participar en una boda, con un español y una india como contrayentes, y se habían acercado a tomar unos bocadillos y unas bebidas, y el resto porque ya estaba allí tomándose una copa, con la particularidad de que ninguno, dos años y medio después, asegura haberse quedado con la cara de quienes insultaron y agredieron.

«Me sentí humillada»

Testigos del bando de la boda, entre ellos la novia, una cuñada y una sobrina de los dos hermanos acusados, han recordado que al entrar en el bar había un grupo y uno de ellos empezó a entonar la conocida canción publicitaria de un refresco «del pita...pita...pita...del», a la que se sumó otro acompañante, para más tarde lanzar insultos del tipo «¡puta india!» o «¡estas putas panchitas vienen a Valladolid a quedarse con el dinero de los españoles!»

La mujer india asegura que nunca antes había sufrido una afrenta de este tipo. «¡No me había pasado en la vida. Me sentí humillada!», ha declarado la afectada, quien ha añadido que su marido pidió explicaciones a quienes se estaban mofando de ella y entonces se produjo la pelea, en la que ella, antes de caer al suelo, trató de separar a los contendientes.

Por otra parte, su cuñada, Cristina A. E., ha incluido también en la refriega a un camarero de 'La Tasquita', que salió del bar y la emprendió a golpes con su hermano Alejandro y una sobrina, sin que en momento alguno tal intervención fuera únicamente para separar a los contendientes. «¡De eso nada, allí cobró hasta el apuntador!», ha añadido la testigo, quien entiende que el camarero actuó de esa forma porque era amigo de alguno de los que habían insultado a su cuñada.

Varios policías que acudieron al escenario de la pelea, una vez ya concluida, han explicado que se encontraron en la calle Pasión a dos bandos muy «alterados» y se limitaron a tomar declaración y los datos de filiación a quienes, supuestamente, habían participado en ella, momento en el que uno por uno refirió las agresiones sufridas e identificó al autor de las mismas.

«Al parecer, los de un bando habían proferido insultos racistas contra la novia del otro bando y se había montado una pelea, prueba de lo cual algunos tenían los trajes y vestidos rotos», ha precisado uno de los funcionarios policiales.

El anuncio en el que sale la canción.