El abandono de las obras convierte el colegio del 29 de Octubre de Valladolid en un vertedero

Escombros y basuras acumuladas en el antiguo colegio Santiago López a la espera del inicio de las obras de rehabilitación./J. Sanz
Escombros y basuras acumuladas en el antiguo colegio Santiago López a la espera del inicio de las obras de rehabilitación. / J. Sanz

El Ayuntamiento insta a la empresa a limpiar y vallar la parcela y a iniciar la construcción del centro social bajo la amenaza de sanción

J. Sanz
J. SANZValladolid

El buque insignia del plan de rehabilitación integral de la maltrecha barriada del 29 de Octubre, como es la rehabilitación del antiguo colegio Santiago López, destinado a acoger un centro social con una potente unidad de lucha contra la exclusión social, está varado en mitad del polígono de viviendas de Pajarillos tres meses después del teórico inicio de unos trabajos que cuentan con un presupuesto municipal de 747.259 euros. Los obreros derribaron entonces el muro perimetral, con vistas a las calles Zorzal, Canario y Albatros, pero «nadie ha vuelto a pisar por aquí», según confirman los vecinos. El problema es que tampoco se colocó una valla de obra y la parcela, que ya de por sí era un basurero, ha continuado acumulando desperdicios hasta convertirse en un vertedero con vistas a los primeros bloques de viviendas rehabilitados (ahora lucen de blanco y negro) en la primera fase del programa de recuperación del polígono situado a la salida del túnel de Vadillos, junto a la calle Villabáñez.

747.259 euros y ocho meses de plazo

747.259 euros es el presupuesto para la rehabilitación del colegio Santiago López con el fin de abrir un centro social para el 29 de Octubre como motor de dinamización de la barriada de Pajarillos. El plazo de ejecución es de ocho meses (desde el 9 de abril).

El evidente retraso de los trabajos, y el también más que evidente abandono de la parcela, tuvo su origen precisamente en enero por un problema administrativo con el funcionario designado como jefe de obra. «Surgió un problema de incompatibilidad, que se resolvió con el nombramiento de otro director de obra y el pasado 9 de abril se firmó el acta de replanteo y el inicio formal de las obras de rehabilitación del colegio Santiago López a cargo de la empresa adjudicataria (Haral 12)», aclara el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quien concreta que «el supervisor municipal instó desde ese mismo día a la empresa a limpiar y vallar los terrenos y esta misma semana –el lunes– hemos vuelto a requerirles formalmente para que adopten las medidas oportunas de seguridad e inicien unos trabajos que han abandonado sin motivo». El edil reconoce que «la parcela está en una condiciones inaceptables» y anticipa que, en caso de incumplimiento, «nos estamos planteando la adopción de medidas sancionadoras o lo que proceda contra la empresa adjudicataria».

Ruedas, muebles y bidones

El nuevo plazo de ejecución de los trabajos de rehabilitación del colegio (cerrado desde 2004) comenzó a correr el 9 de abril, una vez solventados los problemas administrativos, y la empresa dispone de ocho meses para concluir las obras del centro social del 29 de Octubre. Los terrenos, abiertos de par en par desde la plazoleta de la calle Canario, acogen a día de hoy un vertedero que va mucho más allá de las tradicionales bolsas de basura y desperdicios que ya se venían arrojando con anterioridad a la parcela. Ahora son ruedas, puertas, muebles, escombros de obra o decenas de bidones de plástico los que rodean el edificio, cuyo interior también fue progresivamente desmantelado desde su clausura.