Desde 2023... prohibido que los coches que más contaminan lleguen al centro

Valladolid sin coches, durante la semana de la movilidad. /ALBERTO MINGUEZA
Valladolid sin coches, durante la semana de la movilidad. / ALBERTO MINGUEZA

El Gobierno central prepara una ley que contempla zonas de cero emisiones donde solo podrán entrar residentes y vehículos con etiquetas ecológicas

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Ni un coche a gasolina por Duque de la Victoria. Ni un diésel por Fuente Dorada. El Gobierno quiere –y así lo recoge el borrador de su Ley de Cambio Climático– que los municipios con más de 50.000 vecinos adopten antes de 2023 medidas estrictas de control de tráfico en el centro, con el diseño de una zona de bajas emisiones (así se llamará) a la que solo podrán acceder coches eléctricos, de cero emisiones (o con etiquetas ambientales), con excepciones extraordinarias para los residentes, conductores con garajes en propiedad en las calle afectadas, furgonetas de reparto o vehículos de emergencias.

Una limitación férrea (ya en pruebas en Madrid) que habrá que adoptar en Valladolid antes de cuatro años, su la ley estatal finalmente se aprueba. El Ayuntamiento reconoce, que desde la adopción del Plan de Acción Contra la Contaminación, en febrero del año pasado, ya se han dado pasos en ese sentido.

El primero ha sido la delimitación de la zona centro que, en los episodios de alta contaminación, ya asume las restricciones de tráfico. Es un puñado de calles (suma un millón de metros cuadrados de superficie) que el concejal de Movilidad, Luis Vélez, entiende que servirá de guía para fijar el perímetro de esa zona de bajas emisiones a la que obligará la ley estatal.

«Es mejor ponerse las pilas, concienciar e ir dando pasos a encontrarse de golpe, dentro de unos años, con una ley o una directiva europea que nos obligue a tomar medidas de un día para otro», indica Vélez. Entre esos pasos preparatorios, el edil destaca las peatonalizaciones (como Regalado), los ciclocarriles que impiden circular a más de 30 kilómetros por hora o las obras en los accesos al centro, como el puente de Poniente, donde se ha pasado de tres a dos carriles «y se ha notado en un descenso de tres mil vehículos menos al día por esa zona». Estas acciones, unidas a campañas de transporte público, invitan a reducir el uso del vehículo privado por el centro.

En Valladolid

Zona afectada.
El Ayuntamiento fijaría como zona de bajas emisiones el polígono de calles que, desde el año pasado, se ve afectado en casos de alta contaminación. Delimitado por Miguel Íscar, Isabel la Católica, San Quirce, Rondilla de Santa Teresa, Real de Burgos, Don Sancho y Nicolás Salmerón.
¿Quién podría entrar?
Si se sigue el modelo de Madrid, no habría límites para los vehículos de las personas empadronadas en estas calles, servicios esenciales y profesionales, titulares de plazas de garaje y personas discapacitadas. ¿El resto? Dependerá, incuidas las motos, de la tarjeta ambiental.
Tarjeta cero emisiones.
Libre acceso y aparcamiento para los vehículos clasificados como vehículos eléctricos de batería, eléctrico de autonomía extendida, eléctrico híbrido enchufable con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.
Etiqueta ECO.
Acceso y aparcamiento por un máximo de dos horas. Son vehículos híbridos enchufables con autonomía menor de 40 kilómetros, híbridos no enchufables y vehículos propulsados con gas natural, gas natural comprimido o gas licuados de petróleo. Tambiénbajas emisiones de gasolina y diésel.
Etiquetas C y B.
Vehículos de bajas emisiones (incluye los modelos más nuevos de gasolina y diésel). Podrán acceder solo para aparcar el coche. En www.dgt.es, se puede consultar (con la matrícula)la etiqueta de cada vehículo.

«La población es cada vez más consciente y sensible», explica María Sánchez, concejala de Medio Ambiente, quien entiende que «el derecho a respirar aire limpio prevalece al de llegar con el vehículo privado a la puerta de casa, sobre todo cuando ya hay informes sobre las muertes prematuras registradas debido a la contaminación». En Valladolid, 278 al año, según una tesis doctoral defendida en 2012 en la Facultad de Medicina.

La normativa estatal –aún es un proyecto– contempla esa limitación de acceder al centro como medida para penalizar a los vehículos más contaminantes y favorecer una movilidad sin emisiones. Desde febrero de 2017, Valladolid dispone de un plan de acción que restringe (con velocidades reducidas) o prohíbe el acceso al centro durante episodios de alta contaminación. Durante el año pasado, hubo once avisos por superación de niveles de polución, cuatro jornadas con límites a treinta kilómetros por hora y otras cuatro con prohibición de circular por el centro.

En la capital hay matriculados 170.678 vehículos, según datos de la DGT (más otros 78.679 en el alfoz), con una antigüedad media de 10,7 años, que realizan al día, de media, 196.874 desplazamientos por la ciudad.

 

Fotos

Vídeos