Luz verde al proyecto del polígono Canal de Castilla, el mayor de la comunidad

Obras de urbanización de la zona./
Obras de urbanización de la zona.

Situado entre Cigales, Corcos y Cabezón, tendrá una superficie de 353 hectáreas y será paralelo a la autovía A-62

JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El Boletín Oficial de Castilla y León publicó ayer la orden que dicta la aprobación inicial del proyecto de actuación modificado con determinaciones completas sobre reparcelación y urbanización del Área de Actividades Canal de Castilla en Cigales, Corcos del Valle y Cabezón de Pisuerga.

En esencia, lo que significa la orden es que se inician los trámites finales del Polígono del Canal de Castilla, que comenzaron en 2005, y que culminarán con la implantación de la mayor superficie 353 hectáreas de zona industrial de los hasta ahora promovidos por la Junta de Castilla y León. Se localiza junto a la Autovía A-62, que comunica Portugal con Francia, y en territorio vallisoletano afecta sobre suelo a tres municipios: Cabezón de Pisuerga, Corcos del Valle y Cigales, concretamente entre los puntos kilométricos 109 y 112, con 3 kilómetros lineales de fachada y escaparate a la autovía mencionada. El futuro polígono tendrá acceso tanto por la parte norte como junto al enlace de la Ronda Exterior Sur de Valladolid. La inversión total prevista asciende a 90 millones de euros.

El número de parcelas industriales finales resultantes ascenderá a 270, con tamaños que varían desde los 1.000 metros cuadrados a manzanas que suman 267.000. Hay que destacar la previsión de cinco parcelas con una superficie total de 86.000 metros cuadrados para la construcción de edificios destinados a oficinas. Tres de estas parcelas, con una superficie de 28.300 metros, estarán ubicadas en la primera fase de construcción.

La primera fase de ejecución, correspondiente al 30% de la superficie total, ha tenido un coste de 52,6 millones de euros y ha afectado a algo más de un millón de metros cuadrados, y ha servido para acometer infraestructuras que darán servicio a la totalidad del polígono. Las obras de urbanización del polígono, realizadas en esta primera fase, culminaron en septiembre de 2016. Antes de la comercialización del suelo deben cerrarse otros aspectos relacionados con las conexiones exteriores al polígono, como la electrificación del recinto, que debe hacerse por licitación pública y que está en tramitación administrativa.