Un macrobotellón deja nueve intoxicaciones de menores en La Rosaleda

Los operarios de Parques y Jardines limpian los restos del botellón en el entorno de Las Moreras./
Los operarios de Parques y Jardines limpian los restos del botellón en el entorno de Las Moreras.

Cientos de jóvenes, en su mayoría de entre 13 y 17 años, llenaron de basura el entorno de la ribera del río

J. SANZ

El botellódromo oficial de la capital vallisoletana volvió a acoger anoche una celebración pasada por alcohol que congregó a cientos de jóvenes, en su mayoría menores de entre 13 y 17 años, en el entorno de Las Moreras y, sobre todo, de La Rosaleda. La fiesta, al margen de dejar la tradicional alfombra de basura en los jardines, se saldó con nueve menores intoxicados, además de un 'adulto' de 19 años, siete de los cuales tuvieron que ser trasladados en ambulancias a los hospitales.

La fiesta, aprovechando la festividad escolar de los carnavales, comenzó a media tarde, cuando los agentes de la Policía Local comenzaron a levantar las primeras actas por posesión de bebidas alcohólicas a menores, y se prolongó hasta bien entrada la madrugada. No hubo que esperar mucho, eso sí, para que los policías, en primer lugar, y los sanitarios, a continuación, atendieran las primeras intoxicaciones etílicas, que se sucedieron a partir de las 21:40 horas. Las ambulancias evacuaron finalmente a siete jóvenes, dos chicas de 19 y 17 años y cinco varones de 17 (2), 16, 15 y 14 años, según han confirmado fuentes de la Policía Municipal y del 112.

Tres actas por venta en supermercados

Los jardines y los paseos situados entre los puentes de Poniente e Isabel la Católica amanecieron después repletos de las pruebas irrefutables de la celebración de un macrobotellón durante la noche anterior en forma de botellas de refresco y alcohol diseminadas por cada rincón, además de bolsas delatoras de los supermercados próximos en los que fueron adquiridos. Los agentes, de hecho, levantaron tres actas por venta de alcohol a menores en súper cercanos.

La noche de fiesta se saldó con algunas intervenciones policiales para mediar en peleas no solo en este paraje sino, sobre todo, en las zonas tradicionales de copas ya del casco urbano, si bien estas se saldaron sin detenciones ni heridos de consideración.

Agentes de paisano y uniformados participaron en la vigilancia y control del botellón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos