El discutido mural del Palacio de los Buendía

Muro que acompaña la fachada del Palacio de los Buendía objeto de la intervención. /
Muro que acompaña la fachada del Palacio de los Buendía objeto de la intervención.

El artista y restaurador Javier Román contaba con el permiso de la Universidad, que asegura que la intervención en el Palacio es «legal»

ANTONIO G. ENCINAS

Lo de decorar medianeras y fachadas con murales era una idea simpática, artística, que ha devenido en polémica por una serie de circunstancias. Primero, porque el Ayuntamiento no delimitó qué zonas podían pintarse, ni añadió un lema que le diera coherencia al conjunto. Así, cada artista dispuso de apenas diez días puente festivo por medio para presentar una propuesta en un muro elegido por él mismo.En segundo lugar, Javier Román, restaurador, llamó a la puerta de la Universidad de Valladolid para ver si estarían dispuestos a aceptar una intervención así en uno de los muros laterales del Centro Buendía. Y el vicerrector de Infraestructuras, Luis Manuel Navas, le dijo que adelante.

«Cuando llegó la petición de Javier Román hicimos nuestro análisis, tanto por parte de nuestro servicio de Patrimonio, en la Unidad Técnica de Arquitectura, como por parte de la Comisión Territorial de Patrimonio de Valladolid.Y ambas fuentes dejaron claro que el edificio, el Palacio de los Buendía, no es un BIC monumental, aunque forma parte de un entorno de la ciudad sometido a un plan especial de protección cultural.Y que por tanto las autorizaciones correspondientes a las intervenciones que se realicen en el edificio deben ser concedidas por el Ayuntamiento», explica Navas.

La resolución del Ayuntamiento concedió a Román 72,5 puntos, la valoración más alta junto a la propuesta de Javier Carrera, y por tanto una subvención de 3.000 euros para la realización de la obra. Cuatro proyectos quedan fuera por sumar menos de 50 puntos y otro, del ilustrador vallisoletano Óscar del Amo, se desestima «porque propone un lugar no adecuado», las ventanas del Ayuntamiento.

Como quiera que la resolución consistorial dio por válida la intervención, que cumplía con el requisito de obtener el permiso del propietario, parece que la obra tiene todos los parabienes para seguir adelante. «Nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento y ellos, al conceder los premios, otorgan implícitamente las autorizaciones correspondientes a su realización. Si ellos hubieran detectado que no fuera oportuna la intervención, no habrían concedido el premio»», justifica el vicerrector de la UVA.

Debate público

El caso alertó a un colectivo de arquitectos, ArquitecturaVA, que comenzó a debatir en su página de Facebook si el espacio resultaba o no adecuado. Recordaron, entre otras quejas, que toda la calle JuanMambrilla cuenta con una protección especial desde 1970, en una orden que enumera algunos de los edificios emblemáticos de esta calle, como el propio Palacio de los Buendía.

Eso ha hecho que la UVA busque la manera de adecuar el proyecto para que no encuentre la contestación de la sociedad. «Hay diferentes alternativas», explica Navas. «Una de ellas es que no sabemos si es que no quieren que se haga ninguna intervención o que el mural, tal y como está propuesto, no sea oportuno.Nos ha llegado alguna información de que un mural que haga referencia a elementos históricos podría estar bien visto. Podía ser una alternativa, cambiar el concepto del mural de modo que no fuera tan disruptivo. Otra opción es no hacer nada, en cuyo caso lo apropiado, lo digno, sería ofrecer al autor una alternativa. Dado que obtuvo una valoración técnica correcta, la más alta, ver qué alternativa hay, si la convocatoria lo permitiese, buscar alguna otra ubicación», señala el vicerrector de Infraestructuras.

El autor, Javier Román, restaurador de profesión, contactado por El Norte, solo está a la espera de saber si se le conceden los permisos, como establece el Ayuntamiento en la resolución, para proceder con el mural.

Tanto la Universidad de Valladolid como el colectivo de arquitectos matizan que «de ningún modo» se busca perjudicar al artista, que ha cumplido con todos los requerimientos que se le pedían en el concurso y que, si el mural finalmente no se realiza, puede acabar por ser el único perjudicado de todo este asunto.

 

Fotos

Vídeos