Contra el mural diseñado para el Centro Buendía

recreación del diseño propuesto para la pared./
recreación del diseño propuesto para la pared.

Un colectivo de arquitectos advierte de que es necesario el permiso de Patrimonio y que la pared pertenece al propio palacio, en la calle Juan Mambrilla

A. G. E.valladolid

El Ayuntamiento de Valladolid decidió dotar de color a las paredes más grises y a veces sucias o grafiteadas de la ciudad y convocó un concurso de ideas del que ha resuelto una primera tanda. Entre ellas, un mural previsto para cubrir una medianera adjunta al Palacio de los Condes de Buendía, en la calle JuanMambrilla.

Ocurre, sin embargo, que la tal medianera no es, en puridad, una medianera. Es un muro recio que forma parte del conjunto arquitectónico del edificio, según han alertado en la página de Facebook de la página ArquitecturaVA, que coordinan cinco arquitectos de la ciudad. «No queremos perjudicar al autor de la idea, que ha ganado su concurso y que tendrá su premio económico», advierten, «pero sí crear un debate». Y por varios motivos, asegura Kike García, uno de los promotores de esa página que compone un mapa arquitectónico de la ciudad. «Como grupo hemos alentado el debate porque nos resultaba chocante, hay muchas medianeras en la ciudad, pero esa es intencionada. El muro de ochenta centímetros de grosor, con cornisa arriba, está construido para enfatizar esa entrada, para dotarla de una embocadura con más presencia», analiza.

Ese es el primer quid de la cuestión. Lo que parece una medianera, en realidad no lo es, aseguran. «Es una pared que está hecha con una intención y que en su momento tuvo un esgrafiado que se perdió». En el año 1993 se realizó una intervención en la pared, de la mano de los arquitectos Juan Carlos Arnuncio y Valeriano Sierra.

Puede haber, además, otro problema añadido. Y es que toda la calle Juan Mambrilla se encuentra incluida en el catálogo de Bienes de Interés Cultural de la Junta de Castilla y León. «Se declara conjunto histórico artístico la antigua calle de los Francos, de Valladolid», se puede leer en el Boletín Oficial del Estado del 10 de marzo de 1970. Y se añade que «la Corporación Municipal, así como los propietarios de los inmuebles enclavados en este conjunto quedan obligados a la más estricta observancia de las leyes del tesoro artístico, del suelo y ordenación urbana».

En este caso, como observa Kike García, sería necesaria la aprobación de Patrimonio para poder realizar cualquier tipo de intervención en la pared. Por si todo esto fuera poco, García añade que en el lado opuesto se presenta otra pared, «un paño liso», que convierte la visión del Palacio de los Buendía en simétrica. Una simetría «que se rompería si se realiza el mural en uno de los lados».

El ganador del diseño en el certamen del Ayuntamiento fue Javier Román, que diseñó la obra In progress, que representa a unos músicos de jazz en un balcón, una pareja que admira el esgrafiado mudéjar del inmueble y libros suspendidos en el aire. Desde ArquitecturaVa insisten en que no hay ninguna intención de perjudicar al autor ni de criticar artísticamente su obra, sino que tratan de preservar la integridad del Palacio tal como se concibió.

 

Fotos

Vídeos