El Norte de Castilla

Los trabajadores de Sada observan desconcertados el cierre del matadero

Trabajadores del Grupo Sada y sus familias, a las puertas del matadero que tiene en Valladolid.
Trabajadores del Grupo Sada y sus familias, a las puertas del matadero que tiene en Valladolid. / G. VILLAMIL
  • Creen que la empresa trasladará el sacrificio de los 33.000 pollos diarios a sus centros de Lugo y Sevilla

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Nadie lo esperaba y la frase humorística de ‘la que has liao pollito’ cobraba ayer un tinte dramático y negro que afecta a las 139 familias, que hasta el pasado miércoles vivían con su sueldo de poco más de 1.000 euros sacrificando miles de pollos.

En la mañana de ayer se reunieron a las puertas de la empresa Sada, sin alcanzar a comprender cuáles son los motivos por los que la multinacional holandesa Nutreco ha anunciado el cierre de su planta.

En el año 2013, Sada despidió a 13 personas y tuvo que bajar la producción alegando descenso de ventas. De este modo, se bajó de los cerca de 50.000 pollos diarios a los 33.000 actuales. Los trabajadores señalaban ayer que el precio del trigo en este tipo de negocio influye, aunque no es determinante para una multinacional que además posee fábricas de piensos como Nanta, que tiene sedes en Lérida, Madrid, Segovia, Padrón y Portugal. «Además el trigo este año ha bajado entre el 15% y el 30%», apostillan.

Los pollos que entraban en la sede de Camino de San Adrián procedían casi en su totalidad de granjas que el grupo Nutreco Iberia tiene por varias provincias (Barcelona, León, Navarra, Burgos, Salamanca...). Solo cuando se precisaba por la demanda de las cadenas de supermercados, se compraban las aves fuera del circuito de la multinacional.

Según los trabajadores de Valladolid, Sada dispone de siete mataderos en otros puntos de España donde «ahora trasladarán la producción de Valladolid dejándonos a todos en la calle. Ellos tienen el pollo que precisan y lo limpiarán en sus mataderos de Lugo o Sevilla».

Precisamente, este último está a mitad de su producción, ya que en la capital andaluza las instalaciones, según dicen, están capacitadas para sacrificar hasta 130.000 animales diarios, cuando actualmente están en 60.000 unidades.

«En el matadero de Lugo se pueden sacrificar hasta 10.700 pollos cada hora. Está claro que quieren optimizar el rendimiento de otras plantas», apostilla Juan Carlos, de 53 años, que recuerda que «la cancelación de pedidos por parte de Mercadona en los últimos meses nos ha afectado muchísimo. Estas aves las mataba Sada y se enviaban luego para su envasado en Lugo».

Entre las marcas con las que Sada trabaja están ‘Pollo Real’, ‘Pimpollo’, ‘La

despensa’, o ‘Frichef’. Pechugas, alas, muslos o piezas en limpio del Grupo salían desde el matadero vallisoletano a los supermercados de esta y otras cadenas, como Lupa, Ahorramás o Supersol.

Una actividad que también se realizaba por los empleados de la cooperativa Servicarne («hasta 180 trabajadores ha habido»), que fueron también despedidos (57) el pasado miércoles. «A ellos, que trabajaban como autónomos dentro de la fábrica, se les ha indemnizado lo que les correspondía y por eso no están aquí en las puertas», apunta un empleado de la cárnica.

Los trabajadores de Sada, que para el próximo miércoles 7 han convocado una concentración entre las 13 y las 16 horas, en las puertas de la nave situada en el barrio de Las Villas, insisten en los beneficios de este grupo empresarial.

Triste realidad

En este sentido desde Nutreco Iberia se asegura que la decisión de cesar en la actividad productiva de Valladolid responde a la situación del mercado. «Es una realidad triste que afecta a los empleados y que estamos viendo también en otras muchas empresas. La decisión de cerrar una planta como esta no se toma en función de la rentabilidad, si es alta o suficiente. En el análisis se ha tenido en cuenta si se hacía necesaria una inversión para tener más productividad. Y ese es también un motivo de peso además de otros», recordaron fuentes de la multinacional holandesa.

Aunque la empresa parece estar dispuesta desde Madrid a realizar ofertas y planes de recolocación para evitar los efectos negativos de los 82 despidos (excluye a los 57 cooperativistas de Servicarne al tener otra relación mercantil), para los empleados de Sada no es suficiente.

La mayoría de ellos tienen edades entre los 45 y 55 años, sentían que era un puesto de trabajo seguro, e incluso hay en la plantilla matrimonios que se quedarían los dos en el paro.

Respecto a la fecha elegida para anunciar el cierre en víspera de las navidades, desde la empresa se descarta que haya un motivo detrás. «Todos los días son malos para cerrar una empresa. No vemos la diferencia, y si la compañía ha tomado esta decisión es porque ha hecho sus cuentas y números», dicen.

A la espera de que se forme la comisión que negociará, el teniente alcalde de Valladolid, Manuel Saravia, llamó a las 10 de la mañana de ayer a la responsable de la Federación de Alimentación de CC OO, Sheila Mateos, para convocarles el próximo lunes en el Ayuntamiento. En el encuentro con el Comité y UGT se analizará la situación y lo que puede hacer el Consistorio.

Testimonios

Para Lorena, una joven trabajadora de Sada, el cierre de la fábrica conlleva una incertidumbre vital después tras 13 años en la misma. «Me va afectar mucho puesto que si dejo de trabajar no va a entrar dinero en casa. Tengo dos hijas pequeñas, y mi marido tiene un sueldo lo más normal del mundo», responde con rostro serio. A la espera de que la empresa presente el día 13 el informe que justifique el ERE, Lorena tiene muy claro una cosa: «Sada va a cerrar, porque lo han decidido», señala.

A Puri, sus compañeros la reconocen con simpatía como si fuera una de las personas que fundaron el matadero, que hace dos décadas fue adquirido por Sada. No en balde esta mujer lleva 42 años limpiando pollos. Todos los días entra a las seis de la mañana para extraer las vísceras de las aves, centenares, que luego se envasan en bandejas para la venta.

«Tengo 56 años y nadie se esperaba que cerrasen en Navidad. Y menos cuando estamos trabajando a tope. De hecho han reformado las instalaciones», dice.