Lauki busca en Europa ayuda contra el cierre

Los trabajadores de Lauki, durante una de sus concentraciones ante la fábrica. A. LEONARDO/
Los trabajadores de Lauki, durante una de sus concentraciones ante la fábrica. A. LEONARDO

La Fundación Anclaje denuncia que Lactalis cobró 1,4 millones de los fondos Feder para su planta de Lugo y que ese dinero «se invierte en deslocalizar» la fábrica de Valladolid

A. G. ENCINASvalladolid

Los representantes de los trabajadores de Lauki se enfrentan a dos jornadas maratonianas en Bruselas, adonde se desplazarán hoy a mediodía. Les esperan parlamentarios, sindicatos, diputados franceses y la vicepresidenta de la Comisión de Empleo, Marita Ulvskog. Atodos ellos les contarán más o menos lo mismo. Que Lactalis, multinacional francesa, se empeña en cerrar una planta con 85 trabajadores, competitiva y con beneficios, por una mera estrategia de deslocalizaciones. Y aportarán un argumento más que hasta ahora guardaban en la recámara. Según el comité de empresa, Lactalis recibió una subvención de 1,4 millones de euros de los Fondos FEDER que «fueron a parar a las plantas de Lactalis en Villalba (Lugo) de la mano de la Xunta gallega». Esa misma subvención sirve ahora, aseguran los sindicatos «para deslocalizar la fábrica de Valladolid».

Hoy

16:30 h. Reunión con la eurodiputada socialista Iratxe García.
17:00 h. Reunión con los diputados españoles en el Parlamento Europeo (PSOE, PP, IU, Podemos).
19:00 h. Reunión con Gabrielle Bischoff, Presidenta del Grupo de los Trabajadores en el Comité Económico y Social.
22:00 h. Cena de Trabajo con Sergio Gutiérrez, secretario general de la Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo

«La demanda de la Fundación Anclaje explica que el grupo Lactalis, propietario de la fábrica de Lauki, ha utilizado fondos europeos para modernizar otras plantas en España que ahora asumirán la producción de Lauki», señalaban los sindicatos en un comunicado previo a la jornada de hoy.

Mientras tanto, ayer se celebró una reunión más dentro del periodo de consultas del Expediente de Regulación de Empleo y concluyó tal y como se preveía. Por parte de Lactalis se insiste en negociar el plan social para cerrar la empresa, mientras que el comité de empresa, respaldado por los trabajadores en la última asamblea, ha decidido seguir adelante sin acuerdo.

La Oficina Territorial de Trabajo también intervino en una reunión previa en la que los sindicatos denunciaron mala fe de la multinacional durante la negociación por filtrar a los empleados datos erróneos.