Los ingresos del torneo de pádel, argumentos de peso para que vuelva a la Plaza Mayor

Partido femenino durante la edición de 2015./
Partido femenino durante la edición de 2015.

El Ayuntamiento baraja como fecha probable la del 4 al 10 de julio

J. ASUA

Ahí van los datos que se aportaron tras el World Pádel Tour de 2015. Los golosos números que barajan los responsables municipales. Un total de 13.793 espectadores durante la semana de la competición, de los que el 48% procedía de fuera de la ciudad; el 74% de los aficionados foráneos durmiendo en hoteles de la capital, lo que dejó «muy cerca» del 100% la ocupación de los alojamientos en un mes flojo para el sector y un impacto económico global para Valladolid de 1.169.000 euros, según las estimaciones de los organizadores. El Ayuntamiento no está dispuesto a prescindir de un evento deportivo con esta trascedencia, a pesar de que dentro del equipo de gobierno haya divergencias sobre su ubicación, principalmente la del concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quien ya el año pasado alzó su voz contra el excesivo volumen de esta instalación, postura que provocó el primer desencuentro, que no crisis, entre el alcalde y su primer teniente.

Fuentes municipales confirmaron que se mantienen negociaciones con los promotores del torneo para que la pista internacional de este deporte vuelva al corazón del casco histórico, un aspecto que también confirman World Pádel Tour y Madison, aunque con la máxima cautela. «Se están manteniendo conversaciones, estamos trabajando para que la competición vuelva a Valladolid, pero aún no hay nada oficial», señalaron ayer.

La fecha que se baraja para la cita es la del 4 al 10 de julio, inmediatamente después de la celebración de feria del libro, otra actividad de carácter privado que sale de la Cúpula del Milenio y regresa al principal espacio de la ciudad. Los contactos entre el Consistorio y los organizadores están muy avanzados, aunque ambas partes prefieren mantener la discreción. Desde el Ayuntamiento se están ajustando calendarios en un doble sentido. Primero, para que el encuentro literario coincida, e incluso se solape, con el que se celebra en la capital de España, de manera que puedan viajar hasta Valladolid escritores de reconocido prestigio que hayan visitado la Cuesta de Moyano, junto al Parque del Retiro. Segundo, para que dé tiempo suficiente para el montaje de las gradas y la cancha en el centro de la ciudad, una operación complicada por sus dimensiones y por la necesidad de que la pista reúna condiciones óptimas para las principales figuras de este deporte.

En las conversaciones, se han estudiado posibles alternativas a la Plaza Mayor. Entre ellas, el coso taurino del Paseo de Zorrilla, una ubicación que no convencería del todo a los organizadores, e, incluso, la céntrica plaza dedicada al escritor frente a Caballería, pero este enclave obligaría a desmontar la fuente ornamental para dar cabida al graderío, una operación que complica en exceso el montaje de la pista. Lo que World Pádel Tour parece tener claro es que la Plaza Mayor es el lugar idóneo no solo por su centralidad, básica para facilitar el acceso de espectadores y jugadores, sino por su estética, que otorga más realce a una pista con proyección internacional. Y es que el carácter de la competición lleva la imagen de la Plaza Mayor a muchos rincones si se tiene en cuenta que el World Pádel Tour reúne a los números uno de este deporte, entre los diez que más se practican en España.

Un montaje que «avasalla»

¿Y qué piensa Saravia, el que se supone que podría ser el principal escollo para el acuerdo definitivo? «Lo mismo, sigo creyendo que es una instalación exagerada en el principal espacio público de la ciudad, que se avasalla con este montaje cerrado y seguiré defendiendo esa postura», subrayó ayer. Para el concejal de Urbanismo, quien el pasado mes de junio abrió la polémica al publicar en su blog un borrador de protocolo sobre el uso del ágora, otro tipo de eventos que se celebran frente al Ayuntamiento tienen un carácter más abierto y permiten transitar con mayor facilidad por la Plaza Mayor.

Esta postura no se comparte por el PSOE, que en la oposición era más crítico con el evento. Ahora considera que la ciudad debe mantenerse en este circuito deportivo internacional por los beneficios económicos y de promoción que genera para Valladolid, necesitada de citas con tirón en los meses bajos de ocupación hotelera. La intención del alcalde, cargo con la máxima competencia en este céntrico espacio, se apunta firme a favor de que la Plaza Mayor sea el escenario.

 

Fotos

Vídeos