Solo la zona sur gana vecinos de 20 a 34 años desde 2014 en Valladolid capital

VIandantes, por al calle Santaigo. /
VIandantes, por al calle Santaigo.

Treinta de las 47 zonas estadísticas de la ciudad registran menos niños que mayores de 80 años

VÍCTOR VELA

Pongamos etiquetas y hablemos de la generación de la crisis. De aquellos vallisoletanos que tienen hoy entre 20 y 34 años. Del segmento de edad que debería ser locomotora demográfica aunque cada vez se retrasa más la edad a la que se tiene el primer hijo (31,5 años) y empuje para el mercado laboral, pese a que la tasa de paro juvenil se sitúa en el 44,65% entre los menores de 25 años. Pues esa, precisamente esa horquilla, es la que dinamita los datos del padrón en Valladolid. La capital perdió en 2014 y 2015, en apenas 24 meses, hasta 4.158 residentes con edades entre los 20 y los 34 años. Son 5,7 personas cada día. Un retroceso del 8,5%. La pérdida es generalizada. Se da en todas las zonas de la ciudad. En todas. Salvo en una. El sur (con Parque Alameda, Covaresa y Paula López) es el único distrito que suma más vecinos entre esas edades, según los datos del padrón (a 1 de enero de 2016) publicados ayer por el Ayuntamiento.

Hay varias cuestiones que explican este retroceso. La primera es puramente demográfica. Los hijos del baby boom de finales de los 70 empiezan a soplar 35, 36, 37, 38 velas en sus tartas de cumpleaños. Esto hace que, estadísticamente, salten de casilla. Si en 2014 eran jóvenes (entre 20 y 34), ahora ya pasan a contabilizar en el tramo de 35 a 50. Y esto no se compensa con la llegada de remesas tan numerosas (entre los 18 y los 20 años), ya que a mediados de los 90 la natalidad marcaba mínimos. Osea, que parte de esta sangría está en estos movimientos naturales. Hay además una cuestión directamente vinculada con la crisis, y es la salida de población extranjera. Vecinos que vinieron de otros países a vivir a Valladolid en aquellas épocas de bonanza y que luego, debido a las altas tasas de desempleo, decidieron regresar a sus países. De los 15.761 foráneos registrados a 1 de enero de 2014 se ha pasado a 15.126 a principios de 2016. El retroceso se ha moderado respecto a años anteriores.

Continuar leyendo después de la imagen

La tercera explicación atiende a la movilidad geográfica. Jóvenes que se marchan de Valladolid para buscar un trabajo o un piso a un precio mucho más barato. En los tiempos del boom urbanístico, el destino natural era el alfoz: Arroyo, La Cistérniga, Zaratán. Allí, los precios de la vivienda más baratos invitaban a las jóvenes familias a mudarse. El trabajo en la capital; la casa (más asequible), en el cinturón de la ciudad. Ahora, con más paro y precios menos competitivos, el alfoz ya no es atractivo... y lo demuestran las cifras de crecimiento en estas localidades (el INE publica hoy más datos al respecto). Así que, la solución pasa por emigrar, por marcharse a otras ciudades con la esperanza de encontrar un empleo mejor. Y sí, Madrid sigue siendo la principal diana.

Continuar leyendo después de las imágenes

La población por barrios a 1 de enero de 2016

Así que la suma de tendencias demográficas históricas, la marcha de emigrantes y la movilidad residencial y laboral aportan esos 4.158 vecinos menos con entre 20 y 34 años en Valladolid. Se nota sobre todo en barrios como Arturo León y La Rubia, Pajarillos, Santa Clara o Delicias: en todos estos casos con pérdidas por encima de la media. En el otro lado de la balanza está la zona sur (único distrito que gana población en este tramo de edad) y Parquesol, que apenas registra incidencias en este apartado. Se configura además como una de las zonas con más peso de la población entre estas edades, junto a Pilarica, Las Flores o Caamaño-Las Viudas. Pero volvamos a Parquesol, porque allí se registra un fenómeno significativo, ya que el padrón se ha hinchado mucho en el otro extremo de la pirámide de población. Este es uno de los barrios que más ha envejecido en los últimos años. El retazo del padrón con edades entre los 65 y los 80 años ha aumentado allí el 17,19%. ¿Por qué? Construido sobre todo en el decenio de los 80 (hace ya 30 años), los matrimonios jóvenes que en su día poblaron el barrio ya bordean o superan los 60.

Los barrios donde estadísticamente es más fácil ver niños es el Páramo de San Isidro (15,75%), Villa de Prado (15,13%) y Caamaño-Las Viudas (12,58%). Y, por el contrario, los barrios con más vecinos por encima de los 80 años son Cuatro de Marzo (16,9%) y Hospital (13,3%). Treinta de las 47 zonas estadísticas de la ciudad tienen más vecinos mayores de 80 años que niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos