El puente de Cabezón se reabre hoy al tráfico rodado tras cinco meses cortado

Vista general del puente, en medio de una espesa niebla./
Vista general del puente, en medio de una espesa niebla.

Las obras continuarán aún dos o tres meses más, aunque los vecinos de los dos barrios recuperarán ya la normalidad

J. F.cabezón

Si no surge ninguna complicación de última hora, esta tarde podrá abrirse al tránsito rodado de vehículos el Puente de Cabezón de Pisuerga, que comenzó a derrumbarse en la noche del pasado 23 de junio, y cuyas obras comenzaron un mes más tarde. Desde agosto se permite el tránsito peatonal de vecinos, aunque será hoy cuando la normalidad vuelva a los habitantes de Cabezón, que han visto seccionadas las comunicaciones entre los dos barrios, con los servicios sanitarios y médicos, así como el colegio de Educación Infantil y Primaria a una orilla, y el Ayuntamiento, servicios municipales y culturales, las tiendas y comercios, así como la mayoría de bares y restaurantes en la otra.

Fotos

Las máquinas se afanaban en la mañana de ayer, bajo una densa niebla y con bajas temperaturas, en culminar los trabajos y compactación del firme con el que se ha ido rellenando poco a poco el hueco creado tras el derrumbe. Buena cuenta de ello daba Alexis, encargado y responsable de las obras; un canario que está padeciendo los rigores del otoño vallisoletano y que ayer era difícilmente reconocible con el gorro y la braga al cuello protegiéndose de las bajas temperaturas. Una vez culminado el muro de contención y sus contrafuertes, los operarios han tardado casi dos meses en rellenar todo el espacio vacío generado, hasta alcanzar la cota en superficie a primera hora de la mañana de ayer. Dos operarios realizaban las últimas pruebas de compactación y resistencia con una sofisticada máquina adosaba a un vehículo pesado para dar el visto bueno a la estabilidad de la estructura del puente desde su último ojo hasta el acceso al centro de Cabezón, pasando por la curva de 90 grados existente junto al ya famoso monolito.

Entre el pasado viernes y ayer por la mañana, operarios del gas se han afanado en introducir toda la nueva canalización, realizar los empalmes y eliminar el bypass provisional que se realizó cuando el derrumbe arrastró todo lo que encontró a su paso aguas abajo del cauce del río, así como a tapar las zanjas y arquetas. Dadas las estrictas normas de seguridad que precisan estas labores y las medidas de presión a las que se someten las tuberías, durante el fin de semana no ha sido posible cruzar peatonalmente el puente, que ha permanecido cortado.

Reconstruir las aceras

Hoy comenzarán las máquinas las labores de fresado, asfaltado y alisado del firme, de tal forma que esta tarde, o mañana por la mañana a más tardar, se autorice el paso del primer vehículo por el puente una vez vertido el aglomerado y la mezcla de asfalto con brea, alquitrán y sus diferentes componentes químicos a altas temperaturas.

A partir de ahora técnicos de las distintas concesionarias trabajarán en los conductos de electricidad, agua y telefonía. También habrá que reconstruir las aceras laterales.

Una decena de operarios montaban ayer un sistema de andamios desde la misma orilla del río hasta la cota más alta del puente para proceder al forrado del muro en piedra, labores de estética y relleno con hormigón de los contrafuertes levantados en ladrillo. Una vez arriba, habrá que rematar y reconstruir la barandilla y muro superior. Hasta febrero o primeros de marzo será difícil que el puente de Cabezón recupere la estética tradicional.

Desde que se abrió peatonalmente el puente, en agosto, la Junta dejó de hacerse cargo del servicio de transporte gratuito para los vecinos, que debían recorrer más de trece kilómetros por la VA-30 y la A-62 para alcanzar ambos lados del puente, apenas distantes 300 metros. La Diputación de Valladolid ha costeado el transporte hasta hoy, aunque los servicios de este pasado fin de semana, en el que se volvió a cortar para peatones el puente, deberán ser abonados por el Ayuntamiento de Cabezón.

«Tú piensas que se cumplirán los plazos, pero el tiempo te condiciona bastante y según avanza la obra surgen problemas técnicos que retrasan los plazos. Lo importante es que mañana por hoy recuperaremos la normalidad, que ya es bastante después de lo que hemos padecido y los trastornos producidos en los últimos cinco meses», explicaba ayer mismo, a pie de obra, el alcalde de Cabezón, Arturo Fernández. El equipo de Gobierno peleará por dejar el puente como peatonal y que se construya uno paralelo para el tráfico rodado.

 

Fotos

Vídeos