Una corredora de seguros que ahora asesora a pymes

María Resina posa en su despacho de Arroyo./
María Resina posa en su despacho de Arroyo.

María Resina, Dexa, asesoría contable y fiscal

LAURA NEGROVALLADOLID

Siempre le apasionaron los números y los asuntos administrativos. Desde que se licenció en Económicas no ha parado de formarse. Buen ejemplo de ello es el Máster en Asesoría Jurídica a Empresas que finalizó el pasado año y que le ha servido para completar sus conocimientos en materia fiscal y mercantil. Ella es María Resina López, de 44 años y 17 de experiencia en administración de pymes. Hace tan solo unos meses ha iniciado su propio proyecto empresarial, Dexa Departamento Externo de Administración, dedicado a la asesoría contable y fiscal y a servicios administrativos.

De cerca

Quién María Resina López (44). Economista.
Desde cuándo Enero 2015.
Dónde C/ Morales, 1 Local 6 47195 Arroyo de la Encomienda. Móvil: 644 269 259 Mail: info@dexapyme.com

A lo largo de toda su carrera profesional, María ha trabajado en diferentes empresas con responsabilidades en contabilidad, fiscalidad y en tareas gestión administrativa, tales como en la prevención del blanqueo de capitales, prevención de riesgos o protección de datos. Su último trabajo ha sido en una correduría de seguros, en la que ha permanecido durante 12 años. «Mi antiguo jefe estaba a punto de jubilarse y sabía que pronto me quedaría sin trabajo. Llegó un momento en el que pensé que debía ponerme por mi cuenta, así que me di de alta como autónoma y durante unos meses lo compaginé con mi anterior empleo, en el que estaba a media jornada. Ahora ya tengo mi propia clientela y estoy dedicada al cien por cien a mi propia actividad», explica.

Como buena economista, antes de iniciar ninguna gestión se puso a trabajar a conciencia en el plan de su empresa, para así disponer con antelación de información sobre la viabilidad de su proyecto, la financiación necesaria y los aspectos económicos más importantes relativos a la actividad. Las cuentas cuadraban, así que empezó a plantearse dónde instalar su negocio. María vive en La Flecha y en un primer momento pensó en trabajar desde casa, aunque pronto descartó esta idea. Encontró el lugar idóneo en el vivero de empresas de Arroyo de la Encomienda, donde le concedieron un acogedor local para su despacho. «Es duro empezar de cero y sin cartera de clientes, pero a la vez muy gratificante. Ahora estoy muy centrada en formarme en tema de Marketing y Ventas, porque entiendo que es necesario para desarrollar mejor mi actividad. Leo mucho sobre estas materias y asisto a charlas y foros en los que también puedo hacer networking», comenta.

Dexa Departamento Externo de Administración tiene dos áreas principales de actividad. Por un lado ofrece un servicio más tradicional de asesoría contable, fiscal y laboral, siempre de forma muy personalizada y adaptándose a las necesidades y requerimientos de cada uno de sus clientes. Por otro lado ofrece la externalización de servicios administrativos dirigidos a pequeñas empresas. «Las gestiones administrativas son importantes en los negocios en la medida que facilitan que el resto de las actividades funcionen correctamente. Ahora bien, los autónomos y empresarios no siempre cuentan con los conocimientos y el tiempo necesarios para realizar estas tareas de la manera más adecuada. Con la externalización de esta área se soluciona este problema, ya que podrán dedicar todos sus esfuerzos a la actividad clave y productiva del negocio, y se podrán centrar en aquello que realmente se les da bien y con lo que generan valor a la sociedad», explica María, quien también ofrece sus servicios a otros emprendedores ayudándoles en la redacción de sus planes de empresa.

«A la hora de emprender, el mío es un sector que no requiere demasiada inversión, pero resulta complicado hacerse un hueco en él, porque hay demasiada competencia. Además, las empresas no suelen cambiar a menudo de asesor. Una vez que escogen a uno y le facilitan toda su información corporativa, es difícil que tomen la decisión de cambiarlo», explica esta economista, quien también afirma que «en la vida del emprendedor hay muchos altibajos. Para mí está suponiendo un gran reto. Salí de la relativa comodidad de un trabajo por cuenta ajena, a tener que ser yo la que marca las directrices de mi propia empresa. Para emprender hay que estar dispuesto a equivocarse, es como realmente se aprende. Estoy muy animada y con una actitud muy positiva ante este nuevo proyecto».