Jóvenes y digitalmente preparados

Imelda Rodríguez Escanciano, rectora de la UEMC, junto a los dos galardonados, Guillermo Quiroga y Verónica Coca, y el coordinador de Universidades de Banco Santander, José María Pino, que les entregó el cheque de 3.000 euros./
Imelda Rodríguez Escanciano, rectora de la UEMC, junto a los dos galardonados, Guillermo Quiroga y Verónica Coca, y el coordinador de Universidades de Banco Santander, José María Pino, que les entregó el cheque de 3.000 euros.

Un proyecto de impresión 3D gana el certamen de emprendedores de la UEMC

ANTONIO G. ENCINAS

José Sarrión, procurador de Izquierda Unida, decía 24 horas antes que el modelo de universidad que se acerca a la empresa es una tendencia neoliberal. Errónea. Sin embargo, los participantes del concurso UEMCEmprende no estarían de acuerdo con él. Alumnos de tercero o cuarto de grado, incluso algún recién egresado, que han diseñado proyectos emprendedores «muy factibles» y con visos de convertirse en realidad en breve, según Cristina Gómez, vicerrectora de Alumnos y Extensión Universitasria de la Miguel de Cervantes. Tal es así que una de ellas, la de Javier García de entrenamiento personal, ya ha comenzado a funcionar.

El gran premio, el ganador del certamen UEMCEmprende, que se llevará 3.000 euros para constituir la empresa y mil euros más por cada trabajador que contrate a partir de su registro oficial, recayó en Kirolab. Una empresa de diseño, prototipado e impresión de productos en 3D. Verónica Coca y Guillermo Quiroga creen que «la impresión 3D está pegando mucho», pero quieren «diseñar nuevas piezas, hacer el producto final, crear muy buenos diseños». Tanto particulares como empresas podrían beneficiarse de una empresa de este tipo.«Desde particulares que quieren algún detalle, un juguete o algo personalizado, a pequeñas empresas que busquen algo para su merchandising de pequeñas tiradas o alguna solución concreta, que para eso nos encargamos del diseño», explica Verónica Coca.

Lo de que el emprendedor nace es en su caso una realidad llevada a su máxima expresión. No había más que ver su atuendo en el acto de entrega de los premios. La corbata de él y la pajarita de ella estaban impresos en plástico con 3D. La promoción empieza por uno mismo. «Hay gente que lo ve claro, que ya te está demandando productos, pero otra gente duda mucho, quizá porque en los medios salen soluciones muy grandilocuentes, como en algunos aspectos médicos. Y también porque quien conoce las máquinas desde hace tiempo las ve más aptas para prototipados, mientras que nosotros queremos demostrar que son válidas para desarrollar el producto final».

Consejos veteranos

El acto de entrega de premios contó con la colaboración, además de los patrocinadores, de dos empresarios que aportaron su peculiar visión del mundo económico. El bodeguero Jesús Yllera comenzó con fuerza.«La vida se compone de emprendedores». Y vino a decir que si piensan que esto es una crisis, vayan olvidándose. «En momentos más difíciles que ahora tuvimos que buscar el dinero donde no lo había, las entidades financieras no te lo daban». O lo prestaban a tipos de hasta el 22%. «Un empresario siempre está dispuesto a darlo todo. Uno se hace empresario no solo para ganar dinero, que también es una parte, sino sobre todo para crear». E invitó a los alumnos finalistas de este concurso de emprendedores a tener en cuenta «tres cosas para triunfar en la vida en la rama que sea: talento, trabajo y tesón».

Por si después de aplicar las tres tes todavía se torcían los negocios, les animó: «Es bueno que alguna vez nos equivoquemos, con los errores he aprendido mas que con los triunfos».

El otro empresario invitado,Francisco Maestre (Itelsa) tomó el testigo de Yllera y les explicó su particular fracaso.«Hemos tenido que cerrar la fábrica de Béjar por la desaparición de las ayudas a las renovables. Pero hay que sobreponerse. Lo pasé mal, pero si aquí no había trabajo tenía que buscarlo donde fuera. Comencé con la internacionalización y me fui a Brasil, donde estoy montando una fábrica que es diez veces la de Béjar, así que el golpe será diez veces peor se rió. El reto es volver a empezar».

Empezar de cero. Desde la nada.Incluso con menos de lo que ayer mostraron los jóvenes emprendedores de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, con sus vídeos de presentación y sus memorias económicas.«Cuando empezaba compré unos paneles solares y unas baterías en Madrid, me fui al pueblo y en el remolque del tractor, en una feria de ganado, monté los dos paneles con una bomba de agua y un equipo de música y con un cartón le decía a la gente que eso conseguía generar electricidad», les contó Francisco Maestre.

Empresas viables

La primera edición de este certamen le ha servido a la UEMC para impulsar, en primer lugar, su estrategia UEMCEmplea 2015-16. Por otro, para aprender qué cosas les han resultado más complicadas a los alumnos y cómo conseguir una mayor implicación. «Tuvimos casi veinte propuestas. Y paasar a la segunda fase era complicado porque había que elaborar un plan de negocio», explica la vicerrectora Cristina Gómez. Eso fue lo que más costó a los estudiantes. A cambio, se consiguió que todos los proyectos seleccionados fueran viables. «El jurado se ha quedado sorprendido por la calidad de los proyectos, que aunque quizá no sean tan innovadores como podría presumirse, sí resultan factibles, son viables financiera y comercialmente». Y eso, añade, a juicio de Iberaval, que sabe de qué va el asunto. La segunda edición de UEMCEmprende ya está en marcha.