Minguela, del PP, perderá la Alcaldía de Laguna y pasará a la oposición

Luis Minguela./
Luis Minguela.

LSSP e IU-Laguna en Marcha han acordado apoyar, si lo ratifican sus respectivas asambleas, al candidato que pacten IL y PSOE

J. N.laguna de duero

Finalmente habrá cambio en el gobierno municipal de Laguna de Duero. Tras las elecciones municipales celebradas el pasado 24 de mayo, todas las formaciones políticas que han obtenido representación en el pleno municipal, salvo el PP lógicamente y Ciudadanos, que se abstendrá, han acordado no apoyar a Luis Minguela para renovar la Alcaldía de la localidad, incluido Independientes por Laguna, que en los últimos años ha cogobernado el municipio con los populares.

Una vez celebrados los comicios del 24 de mayo, la formación política más votada fue el Partido Popular, con 2.540 votos, solo 162 más que la gran revelación de estos comicios, Independientes por Laguna. En tercer lugar quedaban los socialistas con 2.256 votos. Estas tres formaciones obtuvieron cinco representantes cada uno de los 21 que conforman la Corporación.

Un poco más distanciados, ocupando un cuarto lugar, la agrupación de electores Laguna Sí Se Puede, con 1.290 apoyos y tres representantes; Izquierda Unida-Laguna en Marcha, con 1.117 votos y dos concejales, y Ciudadanos, con 851 votos y un concejal.

En este escenario se hacía muy difícil la formación de un gobierno con mayoría suficiente. Un gobierno de izquierdas con PSOE, Laguna Sí Se Puede, Izquierda Unida-Laguna en Marcha sumarían diez escaños, insuficientes para una mayoría absoluta, los mismos que obtendría la renovación del gobierno actual formado por el PP e Independientes por Laguna. Ciudadanos ya ha anunciado que se abstendrán en la votación de investidura.

En principio, todo hacía indicar que habría una renovación del pacto de gobierno entre el PP e IL que, aunque no alcanzara la mayoría absoluta, negociarían con la oposición acuerdos puntuales para sacar adelante iniciativas de gobierno. Incluso el propio Luis Minguela pensaba que la renovación del pacto era factible: «Llevamos muchos años gobernando juntos», dijo.

Pero al día siguiente de conocerse los resultados electorales, el candidato de Independientes por Laguna, Román Rodríguez de Castro, sorprendió con unas declaraciones en las que mostraba su disconformidad con el pacto de gobierno de estos últimos cuatro años, porque sentía que no habían contado con su grupo lo suficiente, y que de muchas de las medidas se había enterado por la prensa. Además, dijo que había entendido el mensaje de los vecinos del municipio que mayoritariamente habían apostado por un cambio.

A partir de ahí comenzaron las negociaciones y especulaciones sobre posibles pactos de gobierno. La carta que jugaba el Partido Popular, en el caso de IL no quisiera renovar el pacto con ellos, era que Luis Minguela fuera investido alcalde por ser el cabeza de la lista más votada.

Pero el pasado sábado se celebró una reunión entre IL, PSOE, LSSP e IU en la que acordaron, siempre y cuando lo aprueben las respectivas asambleas de Laguna sí se Puede e Izquierda Unida-Laguna en Marcha, que ninguno de ellos apoye la investidura de Luis Minguela y sí al candidato que se presente de la última negociación entre Independientes por Laguna y PSOE; o Román Rodríguez o Juan José Tomás-Biosca.

El nombre de futuro alcalde saldrá de la negociación que se lleve a cabo hoy entre ambos candidatos y lógicamente que las asambleas tanto de Laguna Sí Se Puede, como de Izquierda Unida-Laguna en marcha, ratifiquen esta decisión. Y esta ratificación, en ambos casos, tendrá lugar mañana, por lo que el miércoles se anunciará el nombre del futuro alcalde de Laguna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos