Los partidos, con la ausencia del PP, piden transparencia tras 20 años de Javier León

Alfredo Fernández (VOX), César Toquero (UPyD), ManuelSaravia (Toma la Palabra), el moderador Luis Miguel de Dios, Charo Chávez (Sí Se Puede), Óscar Puente (PSOE)y Pablo Yáñez (Ciudadanos), momentos antes de iniciar el debate en el centro cívico Zona Sur. /
Alfredo Fernández (VOX), César Toquero (UPyD), ManuelSaravia (Toma la Palabra), el moderador Luis Miguel de Dios, Charo Chávez (Sí Se Puede), Óscar Puente (PSOE)y Pablo Yáñez (Ciudadanos), momentos antes de iniciar el debate en el centro cívico Zona Sur.

El PSOE convoca a las fuerzas políticas que concurrirán a las elecciones municipales para debatir sobre regeneración democrática

VÍCTOR VELA

«Hasta el agua más limpia y cristalina, cuando se detiene, empieza a oler mal», dijo Óscar Puente, candidato del PSOE a la Alcaldía, con metafórica intención, en el inicio del debate. Y a partir de ahí, se sucedieron las voces, desde Vox hasta Sí Se Puede (la marca local de Podemos), desde Toma La Palabra a UPyD y Ciudadanos, que reclaman paredes de cristal, la guerra contra las poltronas, que se sacudan alfombras y se abran ventanas, que la transparencia sea eje de la gestión municipal. Regeneración democrática, se escuchó una y otra vez en el centro cívico Zona Sur. Y mientras todos los partidos (salvo el PP, que estaba invitado) hablaban de ello, el alcalde, único candidato ausente, presentaba a la misma hora una conferencia sobre Santa Teresa de Jesús.

MÁS INFORMACIÓN

Las principales formaciones que aspiran a firmar el finiquito de León de la Riva en el Consistorio asistieron a un debate convocado por el PSOE en el que los cabeza de lista presentaron sus propuestas para hacer más cercana y transparente la gestión municipal. El socialista Óscar Puente y Manuel Saravia, de Toma La Palabra los dos, concejales en la actual corporación, metieron los pies en el barro cotidiano y de entrada plantearon propuestas de aplicación en el Consistorio.El resto de las formaciones (VOX, UPyD, Ciudadanos y Sí Se Puede) prefirieron el marco general, la política estatal como eje del discurso y solo descendieron a las propuestas locales en los turnos de réplica o las preguntas directas de los ciudadanos asistentes al diálogo. O sea, que todos intentaron echar mano de lo que consideran sus fortalezas.

Abrió el fuego Óscar Puente para decir algo más que lo del agua cristalina. «Hay que cambiar el rodillo por una mecánica de participación y diálogo abierto». Puente miró en su mochila al frente del grupo municipal socialista para recordar que en 2011 ya publicó sus ingresos y patrimonio, para acentuar que ha llevado propuestas concretas a diez plenos (todas tumbadas por la mayoría absoluta del PP) y para proclamar la «lucha contra la corrupción». Porque, subrayó por si el mensaje no había calado, «en esta ciudad hay corrupción». Y comenzó a levantar dedos: «La manipulación del PGOU, los áticos de Zorrilla, la Escuela de Música, el caso Samaniego». Y ante esto, propuestas. La primera, compartida por todos: limitación de mandatos. La segunda, «la transparencia como antídoto, con la publicación de todos los gastos del Ayuntamiento porque aquello que no se puede conocer no debe suceder». Y la tercera, «apertura, participación. Se acabaron los coches oficiales, para tener una perspectiva de la ciudad como un ciudadano más».

Manuel Saravia (actual concejal de IU, candidato de Toma la Palabra) cogió el micrófono para presumir del diálogo interno que ya existe en la coalición que representa, «formada por gente con cierta experiencia municipal y personas jóvenes que vienen a incorporarse a la vida pública». Un diálogo que, remachó, ha cristalizado en la elaboración del programa electoral y que alcanza a las principales decisiones.

«Siempre se ha consultado en asamblea la postura del partido», recordó antes de apuntar medidas concretas. Ahí van: «Publicación de todos los contratos y del control de su ejecución, impulso y apoyo al trabajo de los funcionarios, seguimiento no solo de la corrupción patológica, sino también de las corruptelas, fomento de la cultura de participación democrática...».

También los nuevos partidos tuvieron voz en el diálogo. Es cierto que basaron la mayor parte de su exposición en asuntos que trascienden a la política local, pero también desvelaron algunas de las medidas que implantarían de ingresar en el Consistorio. César Toquero (UPyD) apuntó la necesidad de publicar todos los expedientes en Internet, de forma «accesible y entendible». «Si se hubiera hecho, nos habríamos ahorrado el caso Samaniego. La falta de transparencia nos cuesta dinero. Cumplir con la transparencia no es abrir un portal de Internet. La web es un instrumento, no una finalidad». Toquero reclamó además un reglamento de participación ciudadana.

Alfredo Fernández, una chapa de VOX en la solapa, esgrimió que los grandes partidos (PP y PSOE) no están autorizados para liderar la regeneración democrática, defendió la gestión de León de la Riva durante sus primeros años de Gobierno «porque los últimos cuatro han sido nefastos» y recordó que en su programa incluye el nombramiento de un solo teniente de alcalde, que toda obra que requiera el endeudamiento municipal pase por consulta popular, que se cree un registro voluntario para que los ciudadanos puedan dar su opinión en las mesas de contratación y que los vecinos de los barrios puedan decidir en las obras que tengan lugar en su zona.

Demo 4.0

Charo Chávez, de Sí Se Puede, recordó que la política «vendida a los intereses económicos» llega tarde a una demanda ciudadana que cristalizó hace cuatro años en el 15-M. «Ya entonces salimos a la calle diciendo que no nos representan y que lo llaman democracia y no lo es». «Y ante esta situación de desamparo, los ciudadanos nos hemos visto obligados a hacer política y a intervenir para rescatar las democracia. No basta con cambiar las caras, hay que cambiar las cosas», dijo. Entre las medidas de su programa para optar a la Alcaldía, Chávez desveló el proyecto Demo 4.0., «las tecnologías al servicio del ciudadano. Tienen que opinar en los asuntos importantes y urgentes. Por ejemplo, la retasa de basura. Los ciudadanos podrán votar, dar su opinión y sus resultados serán tenidos en cuenta y ponderados con el voto político», apuntó.

También intervino Pablo Yáñez, responsable de Comunicación de Ciudadanos, partido que aún no ha designado a su candidato a la Alcaldía. Yáñez apuntó: «El político ha de ser consciente de que los ciudadanos somos sus jefes». Y apeló a la responsabilidad patrimonial de los partidos en los casos de corrupción: «Cuando un dirigente mete la mano en la caja, el partido es cómplice y debe pagar por lo sustraído. Es la forma de garantizar que en su lista solo irán personas honestas». Y Yáñez se mojó:«Ciudadanos no se sentará al lado de los corruptos o los imputados. Lo que vale en Sevilla para Chaves vale en Valladolid para León de la Riva».