La muestra sobre Carlos Amigo acerca a Sevilla la vida del arzobispo emérito en Medina de Rioseco

Presentación de la muestra./
Presentación de la muestra.

La exposición ha sido inaugurada por el protagonista de su contenido junto los regidores de las ciudades hispalense y riosecana, Juan Ignacio Zoido y Artemio Domínguez

EL NORTEvalladolid

La exposición titulada 'El menor hijo de San Francisco. Fray Carlos Amigo' acercará hasta el 2 de febrero en Sevilla aspectos relacionados con la vida de su cardenal y arzobispo emérito, natural de la ciudad de Medina de Rioseco. La muestra permanecerá instalada en el Patio de Exposiciones del Ayuntamiento y fue inaugurada por los alcaldes sevillano, Juan Ignacio Zoido, y el riosecano, Artemio Domínguez, respectivamente, contando con la presencia del propio monseñor Amigo.

En el turno de intervenciones, los dos primeros ediles de Sevilla y Medina de Rioseco se felicitaron de la oportunidad que representaba esta exposición para conocer la obra y la vida de Fray Carlos, muy apreciado en ambas ciudades. El alcalde Sevilla destacó la estancia de Carlos Amigo al frente de la diócesis sevillana por su apego y entendimiento con las cofradías y su interés por los más necesitados.

Domínguez agradeció a todas la entidades y asociaciones su colaboración para que la exposición saliese adelante y a monseñor Amigo su presencia y predisposición con su ciudad natal, Medina de Rioseco, a la hora de representar un nexo de unión del presente y del futuro entre la localidad vallisoletana y la ciudad de Hispalis. Además, enmarco su presencia y la de la muestra inauguarda hoy como una oportunidad para seguir promocionando los recursos turísticos y patrimoniales medinenses, que quedan bien expuestos en algunas de las obras que completan la exposición.

Por su parte, el cardenal y arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, agradeció las atenciones dispensadas por el Ayuntamiento e hizo referencia a su larga estancia en la ciudad en tareas arzobispales. «Sevillanos y riosecanos: vosotros sí que sois de exposición, dijo en el transcurso de su intervención, y definió a la capital andaluza no como la ciudad sino como la gente con la que vivi».

Carlos Amigo cumplió 80 años el pasado mes de agosto, lo cual fue el motivo en Medina de Rioseco para la organización de una serie de actividades entre las que destacó la instalación en la iglesia de Santa María de la exposición 'El menor hijo de San Francisco. Fray Carlos Amigo'. Luego fue solicitada por la Orden de San Clemente y San Fernando -de la que el cardenal es Gran Maestre Emérito- hecho por el que ha viajado a Sevilla para su instalación en el Patio de Exposiciones del Ayuntamiento.

Cerca de 500 fotografías hacen un recorrido por la vida de Carlos Amigo Vallejo con paneles que se inician con su partida de bautismo en Medina de Rioseco para seguir con otros que se centran en su familia, su infancia y educación, la vocación franciscana, su ordenación episcopal o el arzobispado de Tánger.

Presencia

Además se resume su constante presencia de Rioseco, el cariño a las clarisas riosecanas y sevillanas, la Semana Santa riosecana, su relación con papas, reyes y príncipes, el arzobispado de Sevilla, sor Ángela de la Cruz o su nombramiento como cardenal. La trayectoria eclesiástica también se puede seguir por un buen número de recortes de periódico que forman parte de una exposición en la que está presentes la Virgen de Castilviejo, patrona de Medina de Rioseco (copia de la original realizada para el oratorio particular de monseñor Amigo en el palacio arzobispal de Sevilla).

Destacan asimismo en la muestra los objetos personales del cardenal riosecano, como un Cristo crucificado realizado en marfil o un cuadro de la Virgen de Castilviejo, que posee en su dormitorio. También están expuestas las bulas papales de sus nombramientos como arzobispo de Tánger y Sevilla y como cardenal, además de los diferentes hábitos que ha vestido a lo largo de su vida, desde los de monaguillo y franciscano hasta el de cardenal, pasando por los de sacerdote y arzobispo.

En este sentido, destacan la cruz pectoral, regalo del papa Pablo VI; el anillo de la ordenación episcopal, regalo para esa ocasión de su padre, José Amigo, que a su vez su madre, Consuelo Vallejo, había regalado a su padre en la petición de mano; o el anillo de su nombramiento como cardenal. En la muestra figuran igualmente innumerables distinciones que monseñor Amigo ha recibido como los títulos de Hijo Predilecto de Andalucía; el Adoptivo de la ciudad de Sevilla; el Predilecto de Rioseco; el de Gran Prior de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén; el de Gran Maestre de la Orden de San Clemente y San Fernando o la Medalla de Oro de la Virgen de los Reyes, entre otros muchos reconocimientos.

Piezas destacadas

A diferencia de Rioseco, en Sevilla la muestra cuenta con el interés de mostrar piezas de gran valor artístico cuya presencia viene justificada por la relación del cardenal Amigo con Sevilla y con Rioseco. Por ello, a la capital hispalense han viajado la talla procesional de Jesús Atado a la Columna (siglo XVII), a cuya hermandad pertenece desde niño fray Carlos Amigo, así como una escultura de San Francisco de Asís, del escultor riosecano Tomás de Sierra (siglo XVIII), fiel reflejo de su condición franciscana.

Asimismo figuran tres marfiles hispano filipino (un niño Jesús, una Virgen del Rosario y una arqueta ceilandesa), donados por el que fuera arzobispo de Sevilla en el siglo XVII, el también riosecano Antonio Paino. Además, se mostrarán piezas que no se habían expuesto en Medina como el sillón episcopal, que fue realizado por los Hermanos Caballero, afamados ebanistas sevillanos, autores de pasos de Semana Santa.Se trata de un regalo que el Instituto de Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca realizaron a monseñor Amigo con motivo de la celebración de sus XXV años de Pontificado en Sevilla (2007).

En este sillón se se pueden distinguir las torres de las catedrales de las ciudades en las que Carlos Amigo ha sido arzobispo, Tánger y Sevilla (la Giralda), y la torre de la iglesia de Santa Maria de Medina de Rioseco, como templo en el que fue bautizado. También se expone una toalla que fue utilizada por san Juan Pablo II en su visita a Sevilla en 1993 o un bello Nacimiento de siglo XVII que las hermanas clarisas del Convento Sevillano de Santa María de Jesús regalaron a monseñor Amigo.

La ciudad de Medina Rioseco también está presente en la exposición por medio de un buen número de fotografías en las que se aprecia su importante patrimonio histórico artístico. La muestra se podrá visitar hasta el 2 de febrero en horario de lunes a viernes, de 10 a 13.30 y 17 a 20 horas, y los sábados 10 a 13.30 horas. La llegada de la exposición 'El menor hijo de San Francisco. Fray Carlos Amigo' pretende ser un motivo de promoción turística y cultural de Medina de Rioseco en Sevilla. De esta forma, se llevará a cabo mañana 13 de enero, a las 18 horas, una presentación de los lazos de unión entre la ciudad riosecana y la hispalense en un acto que el director del Museo de San Francisco, Miguel García Marbán, llevará a cabo en el salón del almirante del Real Alcázar sevillano.